“Árbol que nace torcido su tronco jamás endereza”. Este refrán popular parece pronosticar que el comportamiento del “nuevo” Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) no será mucho mejor que el que tuvo el anterior. ¿La razón? El proceso que concluyó el pasado 26 de abril con la designación de los ahora 20 magistrados, por parte de la Asamblea Nacional electa en 2020, incurrió en varios de los vicios que se produjeron en los cincos procedimientos anteriores, que han facilitado la cooptación del TSJ por parte del oficialismo.

¿Cuáles son esas irregularidades en la designación de los magistrados del TSJ? Fueron numerosas. Sin embargo, tras revisar los pronunciamientos y alertas- que hicieron académicos, juristas y activistas de Derechos Humanos, casi desde el momento en que las autoridades anunciaron sus intenciones de remodelar al alto tribunal de la República-,  en el equipo de Suprema Injusticia consideramos que los vicios más graves son tres, que se enumeran a continuación:

1- Politización del Comité de Postulaciones Judiciales que evaluó a los aspirantes a los magistrados

2 – Reelección inconstitucional de magistrados

3- Elección de magistrados fuera de tiempo y a espaldas del país

Lea también: Suprema Injusticia renueva y amplia sus contenidos

 

Share This