Seleccionar página

Valencia (REDACTA).- El alza en los precios del crudo por las revueltas del mundo árabe, aunado a las eventuales necesidades energéticas para reconstruir a Japón, pueden incidir en Venezuela como casi siempre ha pasado en escenarios de excedentes; pero en esos casos lo único que hace el Gobierno es alargar la agonía y distanciar el momento de emprender las reformas económicas.

«En lugar de tomar decisiones para corregir los entuertos, aprovechando los ingresos que podrían disminuir el impacto de las reformas en los más desfavorecidos, el Gobierno corre la arruga para capitalizar mayor tiempo político», analiza el presidente de la Comisión de Economía de Fedecámaras, Jorge Botti.
El Gobierno recibió en dos semanas de febrero 745,3 millones de dólares adicionales, según datos de Pdvsa reseñados en medios nacionales. El economista cree que este panorama internacional, si los precios del petróleo siguen aumentando, le dará aire al Gobierno para posponer esas reformas, relacionadas con política fiscal y cambiaria.

Estancamiento e inflación

Falta poco para cerrar el primer trimestre de 2011 y Botti lamenta que lo que había vaticinado a finales del año pasado, se esté demostrando: aún con la recuperación de los precios petroleros, la economía no está teniendo posibilidades de desarrollo vigoroso. Atrás quedan dos años más de contracción.

«Probablemente tengamos un escenario en el que la caída se detenga para este 2011, sin crecimiento sustancial». Estancamiento con alta inflación es lo que resume el pronóstico.

Amén de que el clima «antiempresarial» esté causando estragos, el especialista observa que uno de los elementos todavía no medidos que darán al traste con la economía, es la caída del sector construcción. «La inhibición es enorme», estima, ante la escasez de bloque, cemento y cabillas.

A finales de este mes cerraría el treceavo trimestre consecutivo en el que el salario real de los trabajadores ha venido cayendo en Venezuela. A Botti le preocupa que esté muy por debajo del impacto inflacionario. «Si no tenemos capacidad adquisitiva, muy poco podemos pensar en el crecimiento de las ventas en las empresas».

Botti estuvo el lunes de visita en la Cámara de Comercio de Valencia, como parte de una gira nacional que mantiene este aspirante a la presidencia de la cúpula empresarial para el bienio 2011-2013. Las elecciones serán en julio.

El último desacierto

Carlos Osorio, ministro de Alimentación, anunció el fin de semana que el Gobierno nacional «centralizará» la importación de la materia prima empleada en la elaboración de los alimentos de la cesta básica. Jorge Botti cree que con esto el país marcha en una dirección «terriblemente complicada».

No es la primera vez que sucede. Desde hace dos años pasa lo mismo con el sector telecomunicaciones, refresca el empresario. A largo plazo, esto deteriora el clima de competencia. «Si el país hace esto con el sector alimentos, terminaremos haciéndolo también con los insumos para medicinas». Y si, aunado a esto, el Gobierno opta por tomar los excedentes del ingreso petrolero y a volcarlo sobre la economía para generar gasto público, la gente sentirá más inflación y escasez.

Fuente: El Carabobeño

Share This