Seleccionar página

Este jueves 02 de febrero la Asamblea Nacional aprobó el informe final de la Comisión Especial encargada plantear soluciones para la crisis agroalimentaria que vive Venezuela.

El instrumento presentado por el diputado Carlos Paparoni  (PJ- Mérida) enmarca la promulgación de un instrumento legal que atienda urgentemente la actual crisis que vive el país; que dicte los lineamientos para elaborar un plan alimentario e impulse la creación de un consejo que estudie dicha situación, conformado por representantes del Legislativo, Gobierno nacional, y de los distintos sectores de nutrición.

En este sentido, Paparoni advirtió que actualmente un 70.8 % de los venezolanos padece del desabastecimiento y el alto costo de la vida en Venezuela. De igual forma criticó los planes de suministro de comida implantados en los últimos meses por el Gobierno de Nicolás Maduro, como lo son los Comités Locales de Abastecimiento y Producción  (CLAP).

“Se inventaron las Clap (…) que no son comité porque son cuatro tipos encerrados en una oficina los que deciden que compramos y que no. No son locales, porque los están empacando en Panamá. No son de abastecimiento porque solamente el 0.9% (de los venezolanos) dicen que es su primera fuente de alimentación… y mucho menos es de producción porque siguen a los productores mexicanos, panameños, bolivianos y argentinos en vez de apostar a los venezolanos” aseguró el parlamentario.

En concordancia agregó que los funcionarios que actualmente manejan el monopolio de la alimentación no les conviene apoyar la producción del Estado, pues con dicha acción dejarían de beneficiarse a sí mismos y a “grupos de traficantes, manipuladores oportunistas” que desde allí, con maniobras fundamentas en la corrupción, generan su principal entrada de dinero sustentadas en el sufrimiento del pueblo.

Igualmente responsabilizó a el ex ministro de Alimentación Rodolfo Marcos Torres,  al comandante Wilmar Castro Soteldo y al ex comisario y Coordinador de los CLAP,  Freddy Bernal, por los 3 millones de ciudadanos que comen de la basura, y las 29 millones de personas que rebajaron entre 5 y 20 kilos de peso en el último trimestre del año 2016 producto de la venta de artículos en sobreprecio;  que suman comisiones ilegales facturando la importación estos con dólar preferencial cuando realmente el negocio lo concretan con divisas al valor del mercado negro.

Por su parte, la diputada Manuela Bolívar (VP- Miranda)  lamentó que dicha crisis a causado el retardo del crecimiento de una creciente tasa de niños del país que se traduce en 18 de cada 100 de ellos.“Niños de 5 a 8 años que nacieron con Chávez y que ahora crecieron con Maduro” aseguró.

Bolívar aseveró que en 2016, 71% hogares admitieron que tuvieron que deteriorar su alimentación; 80% incurrieron en alguna forma de privación alimentaria; 31% han tenido que desmembrar el grupo familiar para enviar a los miembros más vulnerables a alimentarse en otros lugres distinto al hogar, entre otras cosas. La plenaria aprobó el informe, cabe destacar que los diputados de la bancada chavista no participaron en la sesión.

Sesión especial por el trabajador universitario

Al finalizar el debate el presidente de la Cámara,diputado Julio Borges (PJ- Miranda) ordenó proseguir con el siguiente punto en la orden del día, donde entre otras cosas, se aprobó realizar para el día 19 de marzo del presente año, una sesión especial para conmemorar el día del trabajador universitario. Esto en marco al debate sobre la crisis universitaria.

Share This