Barinas | Barinas sobrevive con solo 50% de agua

Sin categoría

Transparencia Venezuela, 27 de marzo de 2019.- A cuentagotas sobreviven comunidades del estado Barinas. El deterioro de la calidad de vida de los venezolanos marcha al unísono con la desmejora de los servicios públicos.  

En esta región las deficiencias en el suministro del agua se presentan no sólo por incumplimiento sino por fallas en la prestación del servicio. La insatisfacción colectiva hoy se vive por igual en todos los hogares. No existe una política gubernamental tendiente a revertir esta situación que se  ha agudizado con el correr de los años.

De acuerdo a la opinión del ingeniero Oswaldo Ramírez, quien laboró por 20 años en el anterior Instituto Nacional de Obras Sanitarias (INOS) y fue el primer gerente de Hidroandes, en Barinas podríamos hablar de un déficit que está por el orden del 50 por ciento.

La población fue creciendo y la única solución empleada fue la perforación de pozos. Ahora, cada vez que se daña algún equipo empiezan las calamidades.

Una fuente de Hidroandes -reservamos su nombre por seguridad-  dijo a Transparencia Venezuela   que en la gerencia de la institución aseguran que “todo lo que ocurre se debe a la falta de recursos” producto de la guerra económica”.

Pero los propios funcionarios de operaciones confirman la débil gerencia y desinversión. Señalan que “en la planta potabilizadora sólo funciona un motor,” por lo que el servicio debe prestarse “por bloques”. Además, afirman que la mayoría de los pozos en la ciudad están inoperativos. “El laboratorio para el análisis del agua que genera la planta de potabilización tiene años inoperativo por falta de insumos”, agregan.

Cuando se creó Hidroandes, por decreto del ex presidente Carlos Andrés Pérez en el año 1991, se construyó la planta para 300 litros/s, que luego sería ampliada para subir ese caudal, pero nunca se llegó al límite. En el presente, si se logra activar la planta con capacidad de filtración de 600 litros se puede alcanzar un promedio de 450 litros, pero no se cuenta con los  equipos necesarios.

El agua en los municipios

El estado cuenta con 12 municipios, los cuales en su mayoría trabajan con el sistema de acueducto  por gravedad. Entre ellos están Barinas, Cruz Paredes, Obispos, Alberto Arvelo Torrealba, Rojas, y Andrés Eloy Blanco.

También Zamora, gestionado por la alcaldía, y Bolívar, donde el servicio presenta fallas en la parroquia Barinitas con una fuente de agua considerablemente alejada de la zona.

En el municipio Sucre los pobladores  se surten de pozos artesanales, al tiempo que en Pedraza los residentes se benefician principalmente del río Paguey, pero con una planta de potabilización muy deteriorada.  En el municipio Sosa el servicio estaba a cargo de la Dirección de Malariología y Saneamiento Ambiental, a través de los acueductos rurales, mientras que en Arismendi la gestión está en manos de la alcaldía.

En el municipio Barinas tiene un aproximado de 60 pozos, por lo que el agua de todas esas perforaciones debería de confluir en la comunidad de Mijagua, ubicada en la parte baja de la ciudad, incluso, la procedente del río Santo Domingo. Mientras eso no ocurra, se seguirán generando cuellos de botella en varios sectores.

 

Barinas, un caudal de agua sin ser aprovechado

¿Por qué si Barinas cuenta con afluentes de agua no se ha ejecutado el acueducto por gravedad? Todos los equipos dependen de la energía eléctrica, por tanto, cuando ocurren los cortes de luz,  el agua no llega de forma inmediata por la despresurización de la tubería.

Desafortunadamente, en 20 años de gobierno autodenominado Revolucionario no se logró ejecutar un proyecto que permitiera independizarse de la energía eléctrica. “Si tienes una planta potabilizadora en la montaña sólo se requiere una planta pequeña para los equipos menores, en comparación con lo que necesitan los equipos de bombeo. Un gobierno serio debería construir un equipo de esta naturaleza en la zona alta de Barinitas, que suministre 4.000 l/s,  sumado a los pozos, tendríamos agua suficiente para Barinas.”, explica Oswaldo Ramírez.

 

¿Riesgo de perder los acuíferos?

En Barinas se cuenta con los acuíferos- fuentes subterráneas- a los que se debe dar el tratamiento adecuado, así como con las fuentes superficiales (ríos).

En el piedemonte andino no existen fuentes de abastecimiento por ser una zona rocosa. Pueden existir acuíferos confinados o artesianos que se alimentan de agua de la montaña. Cuando no llueve se termina la alimentación de ese acuífero.

Ramírez recuerda las obras que pudieron emprenderse para dar un mejor servicio. “Entre 1978-1980 debieron haber concretado un pozo de 250 metros en las adyacencias del Aeropuerto de Barinas, pero pronto esa zona comenzó a ser urbanizada, cuando debió haber sido protegida para ejecutar las perforaciones. Recientemente, se están retomando esos temas. Si tenemos la planta, se puede llevar el fluido a 450 litros (existe un proyecto para llevarla a 700 l.). Teniendo el dinero podría estar lista en un año”.

La planta hoy está procesando casi menos de la mitad de 450 litros. Igual  ocurre con el tema de los pozos, no hay dinero para comprar los equipos. Si no tienes capital para invertir no puedes solucionar el problema del agua en Barinas.  

 

Ciudad Tavacare, un capricho presidencial

Se trata de complejo habitacional que fue construido en una zona que no contaba con las condiciones acorde a la dimensión y a la población. Fue una obra ejecutada a partir del convenio China-Venezuela,  inaugurada en diciembre de 2011 por el entonces presidente Hugo Chávez.

El ingeniero Ramírez, experto en el tema,  destacó que para su ejecución se debieron cavar pozos de casi 200 metros de profundidad, por ser acuíferos artesianos, sin solicitar asesoría previa.

“Hágase aquí”, recuerda haber escuchado el ingeniero forestal, Omar Briceño, ex funcionario de la Oficina Regional de Ambiente- Barinas.

Una vez concluido el lote C, comenzaron a evaluar de dónde sacar el agua. “Eligieron perforar 10 pozos para extraer agua del subsuelo, de los acuíferos. No hicieron estudio de factibilidad, de geoprospección eléctrica que garantizara el suministro del líquido en el tiempo, mínimo 50 años, ni de la calidad del agua. Sólo perforaron y, según las mediciones que hicieron, determinaron que podían obtener 10 litros/s, que según ellos, era suficiente para abastecer  los 5.600 apartamentos (350 edificios, cada uno de 4 pisos)”, acotó.

Aunque los funcionarios de la oficina regional presentaron sus quejas y  solicitaron a las utoridades del Ministerio del Ambiente el estudio de geoprospección, que garantizara la permanencia de agua en el lugar, hicieron caso omiso al planteamiento. Hoy en día los habitantes de Ciudad Tavacare continúan padeciendo las consecuencias de esa mala decisión.

Algo similar ocurre en Ciudad Varyná, contemplado para mayor cantidad de familias. No ha habido un plan adecuado para surtir de agua sus residentes. Existen áreas donde no llega el líquido, por lo que los vecinos deben contratar cisternas, lo que representa para ellos una calamidad perenne.

Acualba: planificación Vs tiempo

La empresa Acueductos Alto Barinas (Acualba), que debería proveer de agua a los habitantes de la zona de Alto Barinas, en el municipio Barinas, alrededor de  6.357 suscriptores.

La empresa aduce  que las fallas en el suministro se deben a los pagos atrasados mientras que los beneficiarios señalan que el servicio no se presta como debe es debido.

En primer lugar, el acueducto Acualba 200 AC está compuesto por cuatro acueductos y un pozo que va directo a la red. A su vez, está integrado por 19 pozos más,  cada uno con una nomenclatura distinta.

El productor agropecuario, William Flores, conocedor de la situación dio luces sobre la problemática con el servicio del agua.

Señaló que hay muchos pozos inactivos y otros que están presentando fallas en los sistemas de bombeo, en los motores elevadores. Aseguró que se han hecho estudios pero no se han rehabilitado producto de la situación presupuestaria.

Manifestó que la empresa y suscriptores han denunciado en el pasado las tomas ilegales por parte de los invasores de La Arenosa (apoyadas y aupadas en al principio por el ex alcalde del municipio Barinas, Abundio Sánchez y los concejales de turno). Dijo que esto ha disminuido al día de hoy, y que algunas familias han construido sus propias perforaciones.

 

Víctima del caos

Cuando la empresa diseñó el sistema tenía todo perfectamente sectorizado y planificado, pero comenzaron a entregarse permisos de forma indiscriminada y la zona de Alto Barinas empezó a ser vista como la moneda de oro para emprendedores que iniciaron la construcción de locales y centros comerciales.

Mucho se ha cuestionado el pago de una tarifa regulada por la alcaldía, que resulta irrisoria en relación con la alta inflación. Según Flores se ha conversado con autoridades del Concejo Municipal, pero las normativas han impedido avanzar.La idea es que se regularice la tarifa y contar con un servicio  las 24 horas al día, como era antes”.

En el caso de Alto Barinas Norte, el acueducto I de Los Jardínes, de los cinco pozos, tres están inactivos, lo que incrementa la disminución en el caudal y en la distribución. A ningún suscriptor le llega un servicio de agua continuo. En algunos sectores llegan a cortar el agua hasta tres veces al día y en otros, simplemente, no les llega.

De acuerdo a la evaluación de Flores para los próximos cinco años, el sistema puede colapsar si continúa la situación como hasta ahora, y  no va a ser posible dar un servicio óptimo.

En la actualidad cuando el agua no llega a los hogares, por lo que los vecinos recurren a los camiones cisternas, que llegan a cobrar hasta Bs.S 7 mil  por cada 1.000 litros de agua (tarifa del mes de febrero de 2019). Una cantidad de agua que rinde, dependiendo del número de miembros de una familia, solo para dos días.

El año pasado, producto de los apagones, los suscriptores debieron pasar dos meses con poco fluido de agua en algunas casas, y nada, en otras. Además, acordaron pagar una cuota de Bs.S 3.000 para contribuir con la empresa.

El ingeniero José Osorio, enlace de la alcaldía durante la pasada gestión del alcalde Machín Machín y la propia empresa Acualba, ofreció su opinión. Dijo que se trata de un problema estructural de fondo.

“Eso tiene 40 y pico de años y no se ha hecho mantenimiento, ni se ha mejorado. Ha involucionado. Para repotenciarlo, las soluciones son varias no es una sola, cuesta mucho dinero, estamos hablando de casi US$ 120.000. Se deben hacer nuevos pozos, cambiar las tuberías, repotenciar el sistema eléctrico, es decir, Acualba aún no ha colapsado. La empresa cada  vez que quiere pide reales y eso no es así. No hay contraloría”.

Precisamente, sobre este tema, el Consultor Internacional, Benito Peña, explicó la propuesta Hoja de Ruta para la Recuperación de los Servicios de Agua Potable  y Saneamiento en Barinas. Mostró su interés en que Transparencia Venezuela sea parte de ese grupo de organizaciones de la sociedad civil que coordinen la Comisión de Contraloría Social del Agua: una propuesta multidisciplinaria para el rescate de las cuencas, el proceso de descentralización y contraloría social del agua.

Share This