Seleccionar página

BCV “corre la arruga” con la impresión de nuevos billetes

Coordinaciones, Finanzas, Noticias

Si no se ataca la hiperinflación, las nuevas piezas del cono monetario perderán su poder adquisitivo rápidamente y el dinero invertido en su impresión será un gasto público desperdiciado

Transparencia Venezuela, 12 de junio de 2019. Diez meses después de la entrada en vigencia del nuevo cono monetario el Banco Central de Venezuela se vio forzado a hacer una ampliación e incorporar tres nuevos billetes, de 10.000 bolívares, 20.000 bolívares y 50.000 bolívares, los cuales empezarán a circular a partir de mañana 13 de junio.

Con la ampliación del cono, el BCV reconoce que el dinero en efectivo dejó de cumplir las funciones para las que fue creado, los billetes que hay en circulación no facilitan el pago de bienes y tampoco sirven como un depósito de valor, puesto que la hiperinflación que padece el país ha hecho que pierdan su poder adquisitivo con la misma rapidez con la que aumentan los precios.

Las piezas del cono monetario actual han perdido tanto su valor que los mismos ciudadanos han preferido dejar de usarlos, aun cuando legalmente siguen en circulación. Por ejemplo, las monedas de 50 céntimos y 1 bolívar, así como los billetes de 2 bolívares, 5 bolívares, 10 bolívares y 20 bolívares, ya no son aceptados en muchos comercios.

Con la ampliación anunciada por el BCV el billete de máxima denominación, que era el de 500 bolívares ahora será el de 50.000 bolívares, equivalente a 8 dólares americanos y a un poco más de un salario mínimo (fijado en 40.000 bolívares).

Aunque la decisión de ampliar el cono es necesaria para devolverle la función que tiene el efectivo de facilitar las transacciones económicas, la medida solo representa un alivio a corto plazo.

Transparencia Venezuela reitera que si no se toman medidas para combatir las causas reales de la hiperinflación, los nuevos billetes perderán su poder adquisitivo rápidamente y el dinero invertido en su impresión terminará siendo un gasto público desperdiciado, como ha ocurrido anteriormente.

Pese a que el BCV no dio mayores detalles sobre la incorporación de las nuevas piezas del cono monetario, si no se sacan de circulación algunos de los billetes que están en la economía y solo se inyecta más dinero, la hiperinflación se seguirá acelerando.

La opacidad sigue siendo la regla

Nuevamente el Banco Central de Venezuela dejó en evidencia su política de opacidad. A diferencia de la reconversión monetaria de 2008, que tuvo campañas de comunicación por un año, esta vez se anunció la incorporación de tres nuevos billetes con solo un día de anticipación y sin mayores detalles.

La información se difundió a través de una pequeña nota de prensa publicada en la página web del ente y replicada en sus redes sociales. No hubo una rueda de prensa ni se les dio a los periodistas la oportunidad de hacer preguntas.

Pese a que en redes se han difundido algunas imágenes sobre el diseño de los nuevos billetes, muchos ciudadanos no tienen acceso a Internet y a dispositivos inteligentes, incluso hay quienes no tienen luz por el colapso del servicio eléctrico en el país, esos venezolanos no conocerán de forma oportuna cuáles son los nuevos billetes, cómo lucen, cuáles son sus mecanismos de seguridad y qué denominación tienen.

Además, el BCV no informó cuántos billetes emitieron o emitirán de estas denominaciones. Tampoco se sabe si las nuevas piezas serán impresas en Venezuela o se importarán como se ha hecho en años anteriores.

Share This