Seleccionar página

El BCV exige al Banco de Inglaterra que le entregue “su oro”

Coordinaciones, Noticias, Slider Home

Transparencia Venezuela, 21 de mayo de 2020.- La controversia por el oro venezolano que está en las bóvedas del Banco de Inglaterra (BoE, por sus siglas en inglés) llegó a los tribunales británicos, pues el Banco Central de Venezuela (BCV) demandó a su par inglés para que le entregue las 31 toneladas del preciado metal y exige una compensación millonaria, porque la entidad financiera europea se ha negado a efectuar la operación.

Así figura en el escrito que el abogado Sarosh Zaiwalla, representante del BCV, interpuso el 14 de mayo de 2020 ante los Tribunales de Comercio y de la Propiedad de Inglaterra y Gales, porque la entidad europea presuntamente se niega a vender el oro y transferir parte del dinero, en efectivo, al Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), lo que le permitiría a Venezuela adquirir equipos e insumos médicos, así como alimentos para enfrentar la pandemia del COVID-19.

El BCV, en el escrito, acusa al BoE de incumplir el contrato que ambos suscribieron, en 2008, para que la institución- con sede en Londres- resguardara las 31 toneladas de oro, valoradas en más de US$ 1.000.000; y que forman parte de las reservas internacionales del país.

Pero el ente emisor venezolano, dirigido por Calixto Ortega, no solo espera que la justicia británica le ordene al BoE que “cumpla su petición” sino que además lo repare “con la suma de 930 millones de euros por los daños” que su actitud le ha supuesto.

Haciendo memoria

La demanda se produce luego de que, en 21 de abril de este año, los representantes del BCV en Londres contactaron abogado Herbert Smith Freechills para “describirle la emergencia causada en Venezuela por el COVID-19” y pedirle que iniciara los trámites para transformar el oro venezolano en dinero en efectivo y transferirlo “a las cuentas del PNUD directamente”. Sin embargo, esto no ha ocurrido. “El BoE está obligado a actuar según las instrucciones (…) pero a la fecha se ha rehusado a hacerlo”, se lee en la demanda de nueve páginas.

Esta no es la primera vez que el BCV y el BoE se enfrentan, pues desde finales de 2018 desde Venezuela las autoridades intentan repatriar parte del material precioso, pero sin éxito. El impedimento central son las sanciones que los gobiernos de Estados Unidos y la Unión Europea (UE) han venido imponiendo a la administración de Nicolás Maduro, en especial tras su cuestionada reelección del 20 de mayo de 2018. No obstante, esta es la primera vez que funcionarios venezolanos deciden acudir a la justicia para conseguir hacerse con los recursos.

La falta de reconocimiento internacional le ha complicado mucho a Maduro solicitar créditos y nuevos empréstitos para sortear la grave crisis económica que afronta Venezuela desde hace ya varios años, debido a malas políticas públicas, corrupción, y el colapso de la industria petrolera, que produce menos de un cuarto de barriles de lo que producía en 2012. Un escenario desolador que ha sumido a los venezolanos en una emergencia humanitaria compleja, a lo que se suma ahora los estragos de la pandemia. 

Venezuela tiene apenas US$ 6.431 millones en las reservas internacionales, que son insuficientes para mantener las necesarias importaciones de alimentos e insumos que requiere el país, después de quebrar la producción nacional a partir de 2007, y  además  para cumplir con compromisos de la deuda externa.

En abril pasado el Fondo Monetario Internacional (FMI) rechazó la solicitud de US$ 5.000 millones que Maduro hizo argumentando que necesitaba el dinero para afrontar los efectos del coronavirus.

El oro se ha convertido en una de las pocas alternativas que Maduro tiene para obtener recursos, lo ello explica el afán por explotar el llamado Arco Minero del Orinoco, a costa de todo.

Mal récord

La decisión de las autoridades chavistas de acudir ante la justicia británica es arriesgada. Al menos si se revisan los precedentes. En los últimos años Venezuela ha perdido numerosos juicios y pleitos ante las instancias internacionales, relacionados con sus empresas o sus recursos naturales.

El más reciente revés se produjo el pasado 18 de mayo, cuando la Corte Suprema de los Estados Unidos rechazó una acción judicial venezolana que buscaba el control de Citgo Holding Inc, y reducir el riesgo de que la filial sea embargada en el juicio que la canadiense Crystallex inició para conseguir los 1,4 millardos de dólares que ganó en otro proceso.

El gigante de la minería de Canadá demandó a Venezuela después que, en 2008, el fallecido presidente Hugo Chávez le revocó la concesión para explotar la mina de oro de Las Cristinas, en el estado Bolívar y expropió sus bienes en el país.

https://transparencia.org.ve/wp-content/uploads/2020/05/BCVParticularsofClaim.pdf

Share This