Seleccionar página

Guajira(Maracaibo, 11.02.2016) En horas de la noche de este miércoles 10 de febrero, se suscitó otro evento violento por parte del Ejército Nacional Bolivariano en el municipio Guajira del estado Zulia.

 

Las víctimas del hecho se dirigían en una caravana de tres vehículos a Maicao, para la celebración de un cumpleaños infantil, por la frontera colombo-venezolana, cuando en el puesto de control de «La 80» en San Rafael de Paraguachón, perteneciente al Distrito Militar a cargo del cierre de la frontera, un teniente de apellido Guevara les impuso una tasa de cinco mil bolívares a los transeúntes para continuar el trayecto.

 

Ante la negativa de estos, el monto bajó a tres mil bolívares. Sin embargo, Alí Fernández (54), decidió seguir la marcha sin pagar. Con él iban dos niños de 4 y 10 años y un adulto mayor. En ese momento el teniente dio a los soldados del puesto la orden de disparar.

 

Fernández recibió un disparo en un pie y esquirlas de balas de grueso calibre en varias partes del cuerpo. El herido es familiar de un joven asesinado el pasado 12 de diciembre por el Ejército en la Guajira. Durante el tiroteo también resultó lesionado uno de los niños del grupo.

 

Por tales hechos, la comunidad de las adyacencias retuvo al teniente y al capitán del punto de control para luego expulsarlos de la zona. La viceministra de Asuntos Indígenas Indira Fernández y la diputada Yosmary Fernández, residentes de la comunidad, intervinieron junto a José David González, coordinador del Comité de Derechos Humanos de la Guajira, para llegar a un acuerdo entre los pobladores y los uniformados, y que así el ejército saliera negociadamente del lugar.

 

En el acuerdo, la representación de la comunidad de Paraguachón fijó un plazo de 15 días para que el gobierno nacional abra la frontera con Colombia. En caso de que no se acceda a esta demanda, habrá manifestaciones en la zona.

 

Este episodio se suma a la lista de hechos violentos ocurridos en la Guajira venezolana desde que en 2010 el presidente Hugo Chávez instaurara en esta subregión zuliana el Distrito Militar Nº 1, aunado al estado de excepción y el cierre de la frontera en 2015, por órdenes del presidente Nicolás Maduro.

 

Los hechos de ayer ocurren justo dos semanas después de una protesta multitudinaria de los habitantes wayúu de la Guajira, quienes denunciaron las continuas violaciones a los derechos humanos que se registran en el municipio indigenista, entre las cuales se cuentan 19 asesinatos cometidos presuntamente por efectivos del Ejército en los últimos 5 años.

 

María José Túa – Transparencia Venezuela, Capítulo Zulia

 

Share This