Seleccionar página

Es esencial que se apliquen mecanismos de protección a la Ayuda humanitaria

Noticias, Slider Home

Transparencia Venezuela, marzo 2019.- Transparencia Venezuela recomienda aplicar mecanismos de protección a los recursos de la Ayuda Humanitaria (AH) provenientes de varias naciones, que deben ser aplicados desde el momento en que ingresan en territorio venezolano, o sean recibidos por algún ente público o privado.

Es esencial que los millones de dólares comprometidos para apoyar a Venezuela lleguen a los más necesitados y no sean desviados o mal utilizados por grupos de poder o al margen de la legalidad, en el territorio venezolano.

La corrupción siempre es un riesgo, más aún  en países donde los abusos han sido generalizados, como el caso Venezuela. Los estados frágiles y en transición suponen contextos de riesgo particularmente elevados.

Los obstáculos y prohibición por parte del gobierno y demás poderes públicos para la entrada y distribución de la ayuda humanitaria, atentan contra la transparencia, las garantías de uso apropiado y la entrega efectiva del material humanitario.

Sin embargo, esto no puede ser una excusa para impedir la llegada de la ayuda humanitaria, que necesitan con urgencia los más vulnerables en Venezuela.

La distribución de los recursos amerita una gestión coordinada y transparente y en la que se ejecuten buenas prácticas, pues la ayuda humanitaria no queda exenta de supervisión, auditoría o vigilancia.

Es necesario materializar un protocolo de gestión de recursos de la asistencia humanitaria.

Así se recomienda a los donantes y socios implementadores, la  inserción de cláusulas anticorrupción que – en entornos altamente corruptos- deben ser acompañadas por evaluaciones de riesgo, esquemas de debido proceso, sanciones predeterminadas y otras medidas de control interno y externo.

La abierta hostilidad por parte de factores de poder en Venezuela hacia el proceso de ayuda humanitaria genera también la necesidad de máxima confidencialidad para la protección de los participantes y del proceso mismo, aunque la confidencialidad suela dificultar los procesos de auditoría, debilitando la transparencia.

Paso a paso

Deben cumplirse al menos cinco etapas para lograr la distribución de la ayuda con transparencia y  efectividad.

Análisis de riesgos a procesos estructurales de la Ayuda Humanitaria: Definir el rol, alcance y responsabilidades de cada participante, los criterios de la distribución de la ayuda y  la redacción de un documento de compromiso de integridad, en el que proveedores, aliados, voluntarios y todo participante se comprometa al cumplimiento de un comportamiento apegado a los principios y políticas transparentes.

Sistema de información: Se trata de un sistema administrativo-financiero e informativo donde se cargue y mantenga actualizado el control de inventario, detalles de cada producto, procedencia, montos, cantidades, los presupuestos, proveedores de bienes y servicios, compras, contrataciones, canales de ayuda por región, y cualquier información relacionada con el proceso.

Si la seguridad no está garantizada, los responsables podrán decidir a quién dar acceso a la información.

Se recomienda visibilizar el censo de pacientes y sus necesidades, así como el de pacientes que no forman parte de ninguna asociación, porque suelen ser los más vulnerables.

Canal de monitoreo de la ayuda: con el uso de tecnología será posible la supervisión en tiempo real de los procesos que implican la prestación de la ayuda, los directores del proceso y los involucrados para recibir inquietudes, comentarios constructivos o denuncias de delitos o abusos.

Procesamiento de las denuncias: Debe contemplar tanto la atención y respuesta a la víctima frente a la irregularidad que se cometió, como la rectificación del mecanismo corrompido. Los tiempos de respuesta son críticos, por lo que se debe atender con diligencia.

Monitoreo y evaluación independiente: Las auditorias y evaluación las deben realizar profesionales distintos a los responsables de la ayuda.

Share This