Seleccionar página

Juan Pablo Guanipa: «No estamos a la altura de lo que el país exige de la dirigencia opositora»

Noticias, Slider Home

El primer vicepresidente de la Asamblea Nacional afirmó que a lo interno de Primero Justicia se discute la decisión de Henrique Capriles Radonski de romper el pacto unitario y participar en las elecciones del 6 de diciembre. Anunció que en las próximas horas se pronunciarán mediante un comunicado 

Transparencia Venezuela, 4 de septiembre de 2020. Para el primer vicepresidente de la Asamblea Nacional (AN), Juan Pablo Guanipa, las diferencias políticas son naturales y hasta necesarias en los espacios democráticos. Sin embargo, el fundador y miembro de Primero Justicia admite que a la organización le “ha dolido mucho” la decisión de Henrique Capriles Radonski de romper el pacto unitario propuesto por la oposición venezolana, y reconocer lo que denominó como una “farsa electoral” convocada por el gobierno de Nicolás Maduro para el 6 de diciembre. Considera que todo debate debe estar enmarcado dentro de la unidad como única vía para garantizar la fuerza necesaria para presionar el cambio político que aspira la mayoría. “La prioridad es Venezuela y en este momento no hemos logrado los objetivos que nos hemos trazado”, confesó durante su participación como invitado del programa “Para dónde vamos”, conducido por el periodista Pedro Pablo Peñaloza.

Guanipa señaló que, a la luz de los últimos acontecimientos, “la gente tiene la sensación de que cada quien anda por su lado” en la alianza opositora. Por tal motivo, insistió en la necesidad de configurar un pacto unitario que le permita a la oposición actuar como interlocutor ante el país y ante la comunidad internacional. Sobre la posibilidad de que la postura de Capriles signifique un quiebre de esa unidad, sostuvo que la dirección nacional del partido aurinegro analiza en profundidad y con “mucha madurez” el caso del exgobernador, excandidato presidencial y hasta ahora uno de los máximos líderes de esa organización. Se espera que en las próximas horas se pronuncien mediante un comunicado. 

 “Nadie pone en duda la lucha de Henrique Capriles por la democracia venezolana, pero hoy tomó una decisión contraria a la ya tomada por Primero Justicia, que se tradujo en un acuerdo firmado por 27 organizaciones políticas. En estos momentos lo que se discute en el seno del partido es la ratificación de su línea de no ir a la farsa electoral del 6 de diciembre”, aseguró.

Juego trancado

Guanipa afirmó que la libertad de conciencia no existe en las organizaciones políticas. “De acuerdo con nuestra conciencia hemos discutido todos los cursos de acción posible. Hemos sido un partido totalmente democrático, en donde se discute, en todas sus instancias. Somos un partido electoralista, que quiere ir a procesos electorales. Quien está matando el voto, como herramienta para la solución pacífica de los problemas que el país tiene, es el régimen de Nicolás Maduro. Por eso debemos seguir dando la lucha por condiciones electorales, para que haya elecciones presidenciales y parlamentarias, pero con un Consejo Nacional Electoral reconocido por todos y con reglas de juego que permitan que el voto sea respetado. Eso no existe en ese momento”.

Con respecto a la conformación de un pacto unitario sin la presencia de Henrique Capriles, Guanipa aseguró que le gustaría también que el acuerdo llevara la firma de líderes políticos como María Corina Machado, Antonio Ledezma, Leopoldo López, Roberto Henríquez, Delsa Solórzano, Andrés Velásquez y otros con los que dijo han conversado, al igual que con la sociedad civil. 

“Venezuela está de primero y nosotros tenemos una responsabilidad con el país. Más allá de las diferencias que podamos tener, que son legítimas, hay un país que espera de nosotros. Siento que en este momento no estamos a la altura de lo que el país exige de su dirigencia opositora. Tenemos que hacer un gran esfuerzo de revisión en cada organización para entender el llamado que el pueblo nos hace. Un pacto unitario nos hace más fuertes y con esa fortaleza podemos actuar con mayor autoridad frente a los ciudadanos, frente al sector militar y frente a la comunidad internacional”, expresó el parlamentario. 

Al ser consultado sobre la viabilidad o no de la propuesta de Capriles de convertir las elecciones en un hecho movilizador, Guanipa dijo respetar puntos de vista, tanto el que propone como salida la intervención o la tesis de generar movilización de la colectividad, así como propuestas intermedias que tienen que ver con la negociación, la participación con condiciones, la insurrección militar o una rebelión civil. “El problema es que los líderes políticos terminan asumiendo una de las tesis, las convierten en un fin en sí mismo y terminamos agrediendo a quien piensa de forma distinta. Cuando propuse este pacto, dije que había que tener una estrategia múltiple que los tableros vayan desarrollándose y si alguno de ellos aflora y se convierte en viable, lo apoyamos todos. Yo no voy a satanizar la propuesta que ha hecho Capriles, es una propuesta que podemos pensar, pero dentro del marco de la unidad. Lo que le reclamaría es que si él tiene una idea distinta en cuanto a qué hacer en este momento tan difícil, lo primero que tenía que hacer era convencernos a nosotros, a su familia política. Lo que no podemos es llevar acciones en solitario que no son edificantes y nos impiden llegar al objetivo trazado”.

Cinco puntos, un pacto

En relación con la construcción de un pacto más allá de las siglas de los partidos que lo conforman, Guanipa informó que el documento que redactan está formulado en cinco bloques o principios. “El primer punto abarca el objetivo general de lograr la liberación de Venezuela, lograr que Maduro salga de la presidencia que usurpa, y la redención de un pueblo que está pasando por una situación inaceptable”.

En segundo lugar están los aspectos operativos para el funcionamiento del pacto; luego está lo que tiene que ver con el rechazo a los comicios del 6 de diciembre y con acciones concretas en lo interno y en lo internacional para lograr que se deslegitime ese proceso convocado, según dijo, de forma ilegítima por Maduro. Seguidamente está una propuesta organizativa para el funcionamiento de la alternativa democrática, donde pretenden lograr la participación no solo de actores políticos sino también de sectores sociales en la toma de decisiones. Por último, el pacto contiene la hoja de ruta, que está en elaboración.

Guanipa insistió en la responsabilidad de lograr presión interna, que acompañada de la presión internacional ayude a lograr la solución. Una de las ideas que han trascendido de esa hoja de ruta es la de una consulta popular. Aunque aún no se ha definido en qué consiste esta iniciativa y que muchos han advertido que podría ser una reedición de la consulta realizada en julio de 2017, cuyos resultados fueron no vinculantes. El parlamentario dijo que si se aprueba esta acción la acompañará.

Nación secuestrada

Como resultado de la decisión de Juan Pablo Guanipa de no juramentarse como gobernador ante la cuestionada Asamblea Nacional Constituyente (ANC), el Ejecutivo regional está en manos del chavismo. Sobre la posibilidad de que ocurra lo mismo con la AN, el parlamentario enfatizó que “la gobernación fue secuestrada por el chavismo. El madurismo pretende secuestrar la Asamblea, como está secuestrada la presidencia de la República y como está secuestrada la nación. Venezuela es una patria secuestrada. Nosotros tenemos que intensificar los mecanismos de presión para abrir la puerta de la libertad”.

Guanipa recordó que al momento de negarse a juramentarse ante la ANC, acababa de realizarse la consulta nacional. “Una de las preguntas era si reconocías esa ANC, y 7 millones y medio de personas dijeron que sí la desconocían. Y todos los candidatos nos comprometimos a no juramentarnos ante esa farsa constituyente. Mi posición la considero coherente con el planteamiento de la gente y con lo que ofrecimos en la campaña electoral. Hoy en día vemos cómo están funcionando las gobernaciones y nos damos cuenta que allí no está el problema, el problema está en la usurpación de Nicolás Maduro”.

Camino espinoso

En cuanto a la posibilidad de que merme el apoyo internacional, en especial en Estados Unidos, donde se avecina una elección presidencial, el vicepresidente del Parlamento dijo ver un sólido apoyo internacional a Venezuela, una conciencia clara en el hemisferio occidental del riesgo geopolítico que representa la dictadura de Maduro para el país y para el mundo. 

De igual modo, dijo que cada país tiene su proceso y que también debe tomarse en cuenta el impacto de la pandemia por COVID-19 alrededor del mundo, y que los países no van a dejar de lado su política doméstica por atender el tema venezolano. No obstante, destacó que el respaldo de Estados Unidos ha sido bipartidista y aunque dijo que preferiría que repitiera Donald Trump, dijo que en caso de no ser así, hay que hacer esfuerzos para que quien gane respalde la lucha por la liberación de Venezuela. “Yo si pondero, y muchísimo, la presión y el acompañamiento del mundo entero, pero entiendo que no se concreta si no se ve en el país una gran movilización. El pueblo venezolano ha peleado como nunca, pero no podemos cansarnos. No hemos logrado el objetivo. Tenemos que resistir y seguir dando la pelea. Nadie puede ofrecer un camino de rosas para la salvación de Venezuela, o nos involucramos internamente o no lograremos salvar este país”. 

A la pregunta que da nombre al programa, dijo que Venezuela tiene que ir hacia su liberación, hacia el rescate de su democracia. “Venezuela es un gran país que está pasando por un muy mal momento que no se merece. Todos tenemos que luchar para que eso cambie. Quiero ver a una Venezuela con oportunidades, de estudio, de trabajo, de emprendimiento. El Estado tiene que ser un instrumento de la sociedad, no para asfixiarla como lo está haciendo, y con competencias claras en materia de seguridad, de defensa, de salud y de servicios públicos. Muchos anhelan el país anterior a Hugo Chávez. Yo no anhelo ese país, yo anhelo uno mucho mejor”.

Share This