Seleccionar página

13

A 13 años de los programas sociales ideados como misiones respaldados en el marco de los derechos humanos que creó el presidente Hugo Chávez hay pocos aspectos positivos a destacar, mientras que la opacidad y la improvisación ha sido la regla.

Durante el foro que realizamos en Transparencia Venezuela: A 13 años de las misiones. La transformación que requieren, los expertos que fueron ponentes explicaron cuál es la situación de la Misión A Toda Vida (seguridad), Misión Barrio Adentro (salud) Misión Alimentación y Misión Vivienda.

En ese contexto, se pudo analizar cómo Venezuela llegó a la crisis sanitaria y alimentaria que hoy padecen en buena medida los venezolanos, además de conocer cuál es la situación de la seguridad de los ciudadanos, y la dignidad de los habitantes de Misión Vivienda.

Los diputados de la Asamblea Nacional, Mariela Magallanes (Causa R), y Oscar Ronderos (AD) relataron cómo el Gobierno Nacional diseñó las políticas públicas con fines electorales y de control político.

Así es el caso de la Misión Alimentación, que más que una estrategia para lograr la soberanía alimentaria, se crea como estructura paralela al sector privado, además de «legalizar» las expropiaciones con la Ley de Acaparamiento y  Especulación. «Con la Misión Alimentación destruyeron el aparato productivo e industria privada», advierte Magallanes.

Adicionalmente, Magallanes relató según un sondeo de Encovi 2015 cómo aumentaron los beneficiarios de Misión Alimentación de 9 a 20% ante un incremento del índice de pobreza.

En cuanto al programa social de alimentación, Yngrid Candela, nutricionista y docente de Cendes, explicó que para que un país hable de seguridad alimentaria debe tener disponibilidad de alimentos, acceso y aprovechamiento biológico.

Bajo este esquema, Venezuela no cumple dichos parámetros. De hecho, las pruebas de que existe inseguridad alimentaria y hambre es la población son: la compra de alimentos en menor cantidad y variedad, gastan más dinero en alimentos, la población no come lo que le gusta sino lo que consiguen. Además suprimen el desayuno o la cena, comen menos en el almuerzo, menos proteína de origen animal, menos frutas, menos leche y tienen problemas para sustituir los alimentos.

Candela además advierte que en Venezuela las madres están dejando de comer para que lo hagan sus hijos, ha habido casos constantes de niños que se desmayan en los colegios porque no desayunan, el adulto mayor gasta su pensión en medicamentos.

«La población está perdiendo peso de forma acelerada por situación de hambre», explica la experta.

Sobre los CLAP, Candela explica que las bolsas patriotas han llegado a grupos muy reducidos de la población, una o dos veces.

En cuanto a la crisis sanitaria, Rafael Orihuela, doctor y exministro de salud, criticó que Barrio Adentro haya surgido con fines electorales y no para mejorar la situación de la población. En ese sentido, recordó que solo están operativos 1.800 módulos de eses sistema, mientras que en «la cuarta República» habían más de 3.000 ambulatorios.

Con preocupación Orihuela relató que desde 2013 hasta ahora se ha ido generando la crisis humanitaria de salud, y alimentación. «Tenemos casi un año con la población desguarnecida en materia de salud, alimentos y medicamentos», estimó.

Pero lo que más alarmó de su ponencia fue cuando explicó que hace dos meses la tasa de mortalidad infantil se ubicaba en 11,5 por cada 1.000 nacidos vivos, actualmente es de 18; la neonatal de 11,55 por cada 1.000, ahora es de 13; y la materna se ubicaba en 68,58 por cada 1.000, pero ascendió a 120 muertes. «Ni Haití tiene estas cifras» recordó el doctor.

Sobre la seguridad nacional, Roberto Briceño León, profesor de la Universidad Central de Venezuela (UCV) y presidente la organización no gubernamental Observatorio Venezolano de la Violencia (OVV), explicó que aunque Chávez no quería reprimir el delito, los 23 programas de seguridad han violado los derechos humanos, al reprimir a la población. «Con la Gran Misión A Toda Vida ha habido más homicidios, más secuestros, más robos y menos cumplimiento de la ley», acotó.

Como puntos a destacar, Briceño afirma que cuando Chávez murió la Misión A Toda Vida cambió. Se fortaleció el sector militar en el ministerio, y en la actualidad uno de los elementos conflictivos de dicho programa es que la seguridad se complement
a con los Colectivos Populares.

Por su parte, Teresa Borges la representante de la Cámara Inmobiliaria de Venezuela explicó que uno de los grandes aspectos a corregir de la Gran Misión Vivienda es que no existe responsabilidad de las construcciones, al tiempo que advierte que «el Gobierno hace viviendas, pero no urbanismos. Y ésta es una de la
s fallas», estimó.

Nuestra directora ejecutiva, Mercedes De Freitas resaltó que parte de la crisis en Venezuela es responsabilidad de las misiones, porque fueron creadas sin sistemas anticorrupción.

Para De Freitas, la tarea pendiente con todas estas misiones es saber cómo crear programas sociales que no creen dependencia en la población. «Las misiones aumentaron la pobreza estructural, mientras que los beneficiarios no han podido desarrollarse por ellos mismos», sentenció.

Etiquetas: #Anticorrupción #Contraloría #Corrupción #Corrupto #Impunidad #Misiones #ObservatorioMisiones #Opacidad #Transparencia #Transparente

Share This