Seleccionar página

La justicia “implacable” contra la corrupción en PDVSA no toca a miembros del Ejecutivo

El gobierno de Nicolás Maduro ha querido mostrar acciones de lucha contra la corrupción en la industria petrolera desde que Tarek William Saab fue impuesto por la cuestionada Asamblea Nacional Constituyente como Fiscal General de la República. Sin embargo, es notorio que las actuaciones “ejemplarizantes” no tocan a miembros del Poder Ejecutivo.

La detención del actor de telenovelas Manuel “Coko” Sosa, alguna vez vinculado sentimentalmente a la hija del fallecido Hugo Chávez; los 50 gerentes de Pdvsa apresados, y la más reciente captura del presidente de Citgo, José Ángel Pereira Ruimwyk junto a otros cinco directivos de esa filial, son actuaciones de un rompecabezas al que al parecer le faltan algunas piezas.

¿Purga en puertas?

Recientemente Rafael Ramírez, el otrora súper ministro de Chávez hizo alarde de los doce años que estuvo al lado del fallecido presidente. En un artículo publicado en el portal Aporrea, el ex hombre fuerte del petróleo critica el accionar del presidente Maduro en materia económica, lo que provocó una respuesta airada de la constituyentista Iris Valera, un enfrentamiento que deja muchas preguntas al aire.

Tras analizar una década de gestión de Rafael Ramírez como presidente de PDVSA entre 2004 y 2014, la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, lo señaló como el responsable de un daño patrimonial de US $ 11.271.148.806,36. Pero el Tribunal Supremo de Justicia resguardó a Ramírez y dejó sin efecto cualquier investigación en su contra, en octubre de 2016.

El impasse entre el actual embajador ante Naciones Unidas y Varela, para algunos, es la muestra de un enfrentamiento interno que pudiera convertirse en una purga protagonizada por distintas facciones de llamado chavismo. Solo basta esperar si todo queda en “dimes y diretes”.

¿Caerán los peces gordos?

“¡Ya basta de corrupción!” pronunció Nicolás Maduro el 22 de noviembre tras la detención de los 6 ejecutivos de Citgo en Caracas, entre ellos, el presidente de la compañía, José Ángel Pereira Ruimwyk. El jefe de Estado subrayó que cinco tienen nacionalidad estadounidense y que serán juzgados como venezolanos.

Se trata de los funcionarios de más alto nivel aprehendidos desde que Tarek William Saab conduce la Fiscalía General, que hasta ahora solo había accionado contra funcionarios de cargos medios y particulares como el actor “Coko” Sosa.

El Fiscal General de la cuestionada Asamblea Nacional Constituyente dijo, el 21 de noviembre de este año, que los detenidos por delitos contra el patrimonio en PDVSA son 50 gerentes, entre ellos los 6 funcionarios de “altos rangos” de la filial radicada en Houston que hora están en manos de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM).

Sin embargo, un seguimiento realizado por Transparencia Venezuela da cuenta solo de 41 funcionarios, en su mayoría de rangos medios, señalados por el Ministerio Público de Tarek William Saab en 2017. En la lista -que no incluye a los directivos de Citgo- figuraban solo 7 presidentes y 2 vice presidentes.

Una nota de prensa de PDVSA fechada el 18 de abril de 2017, indicaba que son 112 las personas investigadas por corrupción, pero no se precisa en qué periodo o cuántos de los señalados son funcionarios.

Mientras tanto, ya contra los ejecutivos de Citgo pesa una sentencia presidencial: “Bien presos están y deberían ir a la peor cárcel que tiene Venezuela”, dijo Maduro. En la misma alocución nombró a Asdrúbal Chávez, primo del fallecido Hugo Chávez como presidente de la compañía venezolana con sede Texas.

Share This