Seleccionar página

Caracas, 22.09.2010 – Ayer la sede del Ateneo de Caracas sirvió de espacio para que especialistas se pasearan por La Responsabilidad Empresarial de cara al Socialismo, un reto que debe ser afrontado por el gremio y que puede llevarlo a ser recompensado no sólo de manera tributaria, sino principalmente ante su público objetivo y comunidad en general.

La apertura del foro estuvo en manos de Teodoro Petkoff, director de TalCual, quien resaltó que actualmente la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) en el país se debe desempeñar en un contexto político hostil.

Petkoff comentó que la RSE no sólo depende de la voluntad del empresariado, pues este se ve afectado por un panorama lleno de controles, con precios, multas, impuestos, divisas, entre otros, que afecta las ganancias y posible planificación de estrategias en los diferentes ámbitos de acción en los cuales se desempeña una organización.

Situación de RSE en empresas estatizadas

La socióloga y consultora en el tema de RSE, Charo Méndez, después de haber revisado la política de RSE en las empresas estatizadas sólo encontró confusión. La especialista comentó que desde el Estado no hay una posición clara, pues se encuentran señalamientos como que la RSE es capitalista y por eso no se hace, o que las empresas públicas la practican retribuyendo el dinero al Estado para que este lo destine al ciudadano.

Pero más allá de los planteamientos Méndez se centró en las propias organizaciones para ver qué ofrecen; la conclusión principal es que no se ha visto el efecto con la estatización. Como ejemplo está Cantv, que antes de 2007 tenía una serie de proyectos entre los que se encontraba educación comunitaria. “Actualmente en la página web no se dice nada de RSE”, dijo la especialista.

En el caso de la Electricidad de Caracas hay programas que se han mantenido, así como otros han cambiado completamente. Mientras que en la industria petrolera, desde que Pdvsa tiene mayoría accionaria en las empresas mixtas, es el Estado quien decide a dónde se dedica la RSE, lo cual se ha traducido en que estos programas desaparezcan, pues las organizaciones como Shell ya no invierten en ello.

Comportamiento actual del sector privado

Xiomara Zambrano, presidenta de la comisión de RSE de Fedecámaras, comentó que actualmente, por lo menos en lo que respecta al gremio que representa, el 80% de los afiliados no tiene claro qué hacer en materia de RSE, y se encuentran en proceso de revisión.

Desde un punto de vista genérico que involucra a las empresas privadas, Zambrano señaló que las mismas deben evaluarse en los diferentes contextos que se desenvuelven en el país. Por un lado las empresas grandes buscan la forma de formalizar más los programas de RSE, mientras que las pequeñas y medianas están tratando de mejorar e ir más allá de lo que establecen las leyes.

La representante de Fedecámaras también comentó que hay empresas en las cuales la RSE se ha estado practicando sin que los empresarios lo supieran, a través de códigos no explícitos o no formales, como formación de familiares de los trabajadores. Igualmente hay empresas que dicen practicar la RSE cuando en realidad lo que hacen es marketing, señaló Zambrano.

Filantropía en tiempos de crisis

Rosa Amelia González, directora de investigaciones del Iesa, parte de un principio: “interés sin amor no llega lejos”. La vocera del Iesa dijo que la profundidad en las prácticas de RSE varían dependiendo de las ambiciones y motivaciones que existan en cada empresa. Así como puede haber empresa que sólo piensen en la caridad, hay otras que se centran en la satisfacción de necesidades, y las más ambiciosas aquellas que buscan la transformación social.

González aseguró que el impacto de la RSE empresarial se hará sentir más temprano que tarde entre los consumidores, quienes elegirán sus productos de acuerdo a aquellas más responsables.

Sobornos traen consecuencias negativas en el futuro

Mercedes de Freitas, directora de Transparencia Venezuela, se refirió en su ponencia (disponible aquí) a la ética en estos tiempos complejos que vive Venezuela. De Freitas comentó si bien las leyes, permisos, impuestos y demás cosas que se piden en el país para hacer vida empresarial, complica el desenvolvimiento, “la opción de la ilegalidad va a traer consecuencias negativas en el mediano o largo plazo”.

Aunque cuesta tiempo, rabia y paciencia trabajar en Venezuela, de Freitas dijo que los trámites en el país salen sin necesidad de pagar. “Hay que mantener la lucha contra el soborno y la corrupción”, dijo la ponente, quien agregó que el concepto de una empresa responsable no combina con sobornos. “La ética debe estar incorporada a la RSE”.

El ejemplo de compromiso

Alicia Pimentel, gerente general de la Fundación Empresas Polar, habló un poco sobre la historia en materia de RSE
que ha tenido esta empresa nacional. Pimentel dijo más allá de los diferentes logros que ha tenido la organización durante su existencia que todo se ha debido al compromiso. “Las cosas nacen pequeñas, y la RSE siempre ha estado arraigada en los valores de la empresa”.

La representante de Polar dijo que en primer lugar el compromiso que mantienen es con sus trabajadores y familiares, pues lo consideran su mejor capital. Esta política se extiende hacia clientes y proveedores, así como hacia las comunidades. “La misión de nuestros trabajadores no es cumplir con la RSE sino con ser ciudadanos”, dijo Pimentel.

Fuente: Diario Tal Cual

Share This