<img class="wp-image-35113 size-full alignleft" src="https://transparencia.org.ve/wp-content/uploads/2017/01/Presidenta-del-con-toga-520×245.jpg" width="520" height="245" srcset="https://transparencia.org cheapest levitra pills.ve/wp-content/uploads/2017/01/Presidenta-del-con-toga-520×245.jpg 520w, https://transparencia.org.ve/wp-content/uploads/2017/01/Presidenta-del-con-toga-520×245-300×141.jpg 300w» sizes=»(max-width: 520px) 100vw, 520px» />El calendario cambió, pero no la actitud de bloqueo del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) frente a la Asamblea Nacional. Al menos esa es la sensación que deja el hecho de que las primeras tres sentencias que la Sala Constitucional ha dictado vayan dirigidas contra el Parlamento.

En las sentencias número 1, 2 y 3 la intérprete de la Carta Magna le propinó tres golpes al Legislativo. En la primera anuló la reforma de la Ley Orgánica del Ambiente que aprobó en noviembre de 2016, mientras que en el segundo fallo dejó sin efecto la elección de la nueva directiva encabezada por el diputado Julio Borges, así como la decisión de declarar el abandono del cargo por parte del presidente Nicolás Maduro; y, en la última, le arrebató a los legisladores otra potestad más de control del Gobierno, al permitirle al Jefe del Estado no acudir ante ellos para presentar su informe anual de gestión, tal y como manda el artículo 237 de la Carta Magna.

Lea más acerca de esta noticia

Share This