Seleccionar página

Las agresiones verbales se transformaron en golpes, fracturas y heridas

Antes de su instalación en 2016 el Parlamento ya había sido el blanco de ataques por parte del Tribunal Supremo de Justicia con la desincorporación de los diputados electos en el estado Amazonas, sin embargo, este año las agresiones se tornaron violentas y varios diputados fueron afectados físicamente y sus vidas estuvieron en riesgo.

Transparencia Venezuela contabilizó hasta el 16 de abril un total de 94 agresiones a los diputados en 2017, de las cuales el 44% han ocurrido luego que el TSJ se atribuyera las responsabilidades del Parlamento a través de la sentencia 156.

Entre los ataques más violentos están los golpes recibidos por el diputado José Brito (PJ-Anzoátegui) que le ocasionaron 2 costillas rotas y el impacto del objeto que estrellaron contra el rostro del diputado Juan Requesens (PJ-Táchira) por lo que debió recibir 56 puntos de sutura en la frente, luego de ser agredido por simpatizantes del Gobierno en las inmediaciones de la Defensoría del Pueblo. Un punto álgido de agresiones físicas contra parlamentarios se registró en la movilización convocada en Caracas el pasado 4 de abril en la que al menos 25 diputados fueron agredidos, entre los que se cuentan Piero Moroum (AD-Monagas) y Melva Paredes (UNT-Aragua) quienes denunciaron haber sido robados.

ver: Al menos 25 diputados fueron agredidos en manifestación del 4 de abril

Para el diputado Requesens, las agresiones de las que han sido blanco los parlamentarios solo los motiva a continuar cada vez con mayor firmeza las acciones de protestas “Estos golpes se nos pasan en unos días, pero este año vemos cómo nuestro diputado Renzo Pietro (VP-Táchira) cumplió tres años encarcelado a pesar de que debería tener inmunidad. Estos días hemos sido testigos de cómo yo, los diputados José Brito, Carlos Paparoni (PJ-Mérida), Milagros Paz (PJ-Mérida) y Juan Guaidó (VP-Vargas) hemos sido víctimas de agresiones” agregó.

Aunado a esto la asfixia económica a los parlamentarios se ha intensificado. Ya suman 9 meses en los que los diputados no reciben remuneración económica por su envestidura. El diputado Winston Flores reconoce que el ahogo financiero del Parlamento es un golpe muy duro, “Hemos sufrido los avatares de esta situación, sin embargo, gracias a la ayuda de muchos ciudadanos hemos podido llevar comida a nuestras casas” comentó.

Bárbara Puglisi, directora del despacho de la presidencia de la Cámara, explicó que la Oficina Nacional de Presupuesto solo están enviado los recursos para cumplir con el pago de sueldos y cesta tickets de los trabajadores de la Asamblea, sin embargo, no están llegando los recursos para los pasivos laborales de los trabajadores.

Share This