Misión Alimentación profundizó crisis alimentaria

Investigaciones, Misión Alimentación, Misiones

Cerca de dos años han transcurrido desde el 17 de febrero de 2016, cuando Nicolás Maduro anunció la reestructuración del Ministerio de Alimentación y la Misión Alimentación,bajo el decreto presidencial N° 2.245, publicado Gaceta Oficial N° 40.852. “No estamos para estar importando alimentos”, señaló entonces el mandatario.

Aunque el desarrollo de la Misión Alimentación facilitó la adquisición de alimentos a precios bajosa sectores vulnerables y alcanzó cierto nivel de masificación, la corrupción opacó la gestión de este programa social. Esto se evidenció con uno de los escándalos que más conmocionó a la colectividad: la descomposición, en 2010, de 160 mil toneladas de alimentos en diversas zonas del país. A ello se suman los hechos irregulares en la compra, comercialización y distribución de comida, además del incremento de la centralización del programa social.

La situación se agudiza a medida que avanzan los meses un escenario en el que los programas sociales del Gobierno se convierten en un factor que profundiza la crisis.

La instauración de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap), así como la Gran Misión Abastecimiento Soberano son medidas paliativas que,en vez de mejorar, agravan la situación. Han promovido la discrecionalidad, el control, la reventa de los productos ofrecidos e inconsistencias en el patrón de distribución de alimentos.

En la actualidad, ni la reestructuración ni las acciones cortoplacistas como los Clap, han contribuido a aliviar a la crítica situación alimentaria del país. Según datos de Cáritas de Venezuela el índice de niños con desnutrición moderada y severa se incrementó de 11% a 14,5% solo en cuatro meses.Según ese registro 21% de los infantes presentó desnutrición leve.

Transparencia Venezuela en su constante seguimiento a los hechos de corrupción y en su empeño visibilizar las irregularidades y los abusos en los programas sociales, hace un llamado a la promoción de acciones que integren a diversos actores de la sociedad con el fin de subsanar la crisis alimentaria que aqueja a los venezolanos.

Ante este escenario, se debe incentivar la producción nacional y constatar el cumplimiento de cada procedimiento, lo que conlleva un mecanismo de rendición de cuentas. Además, se debe entregar divisas al sector privado de manera transparente y oportuna.

Share This