Seleccionar página
Cortesía Efecto Cocuyo

Cortesía Efecto Cocuyo

Una bolsa de comida se quedará corta para atender las demandas del gremio de mototaxistas. Estructuras del PSUV ya no movilizan  como en el pasado

El hambre está haciendo estragos en los estómagos de los  venezolanos. Si anteriormente era suficiente asumirlo como una lucha ideológica, cuando comienza el run run de las vísceras, cuando los niños esperan en la casa, cuando la mujer te reclama el pote le leche, el paquete de arroz, de harina o pasta, ya no hay consigna que valga.

Al Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) se le está haciendo cuesta arriba la movilización para los actos políticos. En el pasado era muy fácil hacerlo sólo con su estructura política, recuerda el luchador social, Lorenzo Saturno.

“Hoy en día casi no tienen estructuras. Las concentraciones se llenan pagando al gremio de  mototaxis, o con  los que esperan por vivienda, ellos están en listas, también los que apenas están optando por una”, advierte.

El pago estipulado para los mototaxistas es de entre cinco mil a ocho mil bolívares por moto, por casi tres horas de trabajo. Pero la realidad país está cambiando, y en la concentración de los chavistas que se hizo en días pasados en la ciudad de Barinas (29-08-2016) donde estuvieron altos dirigentes del partido, los mototaxistas pidieron una bolsa de los Comités Locales de Abastecimiento y Distribución (CLAP) a cambio de la movilización.

“La mayoría lo hace por interés, pero no por compromiso político, igual con quienes distribuyen las bolsas del CLAP. Tengo amigos dentro y la mayoría no son personas identificadas con el chavismo, sino que trabajan en la distribución porque tienen mayor acceso a los alimentos”

Con la puesta en marcha de esta política de distribución de la comida, algunas UBCH (Unidades de Batalla Chávez) han quedado rezagadas y desplazadas, y esto ha mermado la capacidad de manipulación del partido. “Cuando hoy el gasto que debe hacer el PSUV es inmenso en contraste con los del año 2000 al 2001, que iban en buseta, sin existir logística”, dice Lorenzo Saturno, mientras rememora.

Ahora exigen que se les busque, comidas, más 12 mil bolívares de paga.

Dice que ahora el CLAP no ha podido establecerse en el Municipio Barinas, es decir, conformarlos con las estructuras de base del PSUV, por eso se ven caras nuevas que en nada tienen que ver con la estructura, sino que son personas que colaboran con la distribución.

De igual forma, gente cercana le ha manifestado que las UBCH están exigiendo el control de las bodegas patriotas. En la mayoría de los casos  han logrado controlar la distribución.

Lorenzo Saturno, es bien conocido en el Municipio Barinas, y quizá en otros de la región. Como luchador social se inició en el MBR200 (año 96), luego el paso al MVR y seguidamente al PSUV. Su permanencia llegó hasta el año 2008, la desilusión fue muy grande. Su lucha, su afán de reclamar el derecho de los más desposeídos lo llevó a escalar posiciones, fue concejal, diputado al Consejo Legislativo Regional. Perteneció a la Federación Vecinal y del Consejo Comunal de su comunidad, 1ro de Mayo, en la zona de Mi Jardín.

Share This