SALIR

Ni los chinos pudieron con la (mala)

Gestión petrolera del chavismo

Los resultados de las empresas mixtas chino-venezolanas saltan a la vista: mucho dinero invertido por la nación asiática, poco compromiso de Pdvsa para cumplir con su parte, dinero desviado a proyectos como el CLAP, una deuda que se cobra con crudo y la imposibilidad de detener la caída de la producción.

Ahiana Figueroa – Carlos Camacho

Mar 27, 2020

Las relaciones comerciales entre China y Venezuela eran prácticamente inexistentes antes de la llegada al poder de Hugo Chávez en 1999. Sin embargo, con el paso de los años, estos lazos se fueron haciendo más fuertes hasta el punto de que ese país es hoy el mayor cliente petrolero de Venezuela y uno de sus principales acreedores. En todo este tiempo se firmaron cientos de acuerdos económicos, muchos de corte petrolero, pero a pesar de ello, la caída en la producción venezolana, sigue siendo innegable. En general, se evidencia poco avance en los ambiciosos proyectos, y, peor aún, se ha hecho patente la imposibilidad de aumentar (o al menos mantener) el bombeo de la nación.

Tanto el gobierno de Venezuela como el de China han mantenido en secreto los pormenores de estos convenios y solo se conocen los enunciados de algunos proyectos específicos cuando son suscritos por altos funcionarios a través de una transmisión oficial en televisión, o cuando son publicados en Gaceta Oficial.

Desde que se negociaron los primeros préstamos venezolanos en 2007, el Banco de Desarrollo de China y el Banco de Exportación e Importación de China apoyaron la inversión en los sectores de energía y minería, incluidas centrales eléctricas y refinerías. Ayudaron a las empresas estatales más grandes de ese país a desarrollar una presencia local, entre ellas, la China National Petroleum Company (CNPC), la China Petroleum and Chemical Company (Sinopec) y el Grupo Sinohydro. A pesar de esto, Venezuela tiene hoy una capacidad de refinación 80% menor a la que tenía en enero de 1999, según la Cámara Petrolera de Venezuela.

Petróleos de Venezuela (Pdvsa) –de acuerdo con lo señalado por varias fuentes consultadas- no cumplió con la mayoría de los compromisos pactados con China, particularmente en lo que a financiación se refiere: la industria simplemente no tiene la solvencia para ejecutar las inversiones prometidas. Además, una buena parte de los recursos dados por los chinos se destinaron a un fin distinto al que se acordó, algunos de ellos terminando inclusive en el esquema CLAP, afirman. Esto hizo que la mayoría de los proyectos se paralizara.

“En lo ocurrido con los proyectos entre China y Venezuela se puede señalar que muchos de los recursos involucrados nunca se destinaron para tal fin, por lo que hubo malversación del dinero enviado por el gobierno chino o no hubo buen uso de esos recursos”

Afirmó una fuente del Banco de Desarrollo Económico y Social (Bandes) cercana a las negociaciones con la nación asiática y especialmente con el Fondo Chino.

Señaló que, en determinado momento, China detectó que el dinero que tenía años prestando para petróleo y gas, se había empezado a destinar al financiamiento de lo que luego sería conocido como el esquema de “las Bolsas CLAP”, lo que precipitó una crisis de confianza entre los chinos y sus socios venezolanos. “Fue a partir de ese momento que el gobierno chino decidió supervisar el desembolso de los recursos y ejecutarlos por parte, a medida que avanzaran los proyectos”, dijo la fuente consultada.

Y si bien es cierto que China cada vez prestó menos, también es verdad que Venezuela cada vez se vio más obligada a dar explicaciones de cómo se gasta el dinero. Funcionarios de la administración de Nicolás Maduro han viajado desde 2015 hasta tres veces en un año para reunirse con representantes del gobierno asiático a fin de “reforzar relaciones bilaterales”. El objetivo de esos encuentros siempre ha sido el mismo:convencerlos de aprobar nuevos préstamos, que les han sido negados hasta tanto Venezuela cancele su deuda, despeje su crisis política y elimine la corrupción que se adueñó de la industria petrolera.

Además, desde hace tres años, el gobierno chino puso una condición para desembolsar los recursos: supervisarían directamente la transferencia hacia los proyectos a los cuales se destinó. Para ello, China abrió una cuenta en el Bandes Venezuela y a su vez obligó al gobierno venezolano a abrir otra cuenta en un banco chino.

La mitad del suministro

El problema con China es que ha hecho más inversiones que su par venezolano (Pdvsa). Además, a China se le pidió producir en la Faja Petrolífera del Orinoco, pero el gobierno venezolano no tomó en cuenta que ese país no tiene mayor experiencia en crudos extrapesados (que es mayormente lo que se consigue en la Faja), solo en la exploración y producción de crudo liviano, mediano y algún otro yacimiento pesado, sostiene el analista petrolero Rafael Quiróz Serrano.

“Esto dificulta la fase de la producción petrolera. Sin embargo, se mantienen y han abordado el tema de los pozos marginales o maduros, el gobierno ha volcado su mirada hacia esos pozos (éstos fueron clausurados en la década de 1980 por razones de los bajos precios, por lo que no eran rentables desde el punto de vista comercial), ese número de pozos es cercano a los 20.000”, explicó.

Quiróz Serrano indicó que a China se le asignaron varios campos, entre esos los de Boscán (Zulia), donde pareciera que han dado mejores resultados que en la Faja.

Otra fuente consultada que prefirió mantener su nombre en reserva por no estar autorizado para declarar, confirmó que Venezuela no ha respondido cabalmente con el suministro petrolero.

Desde hace tres o cuatro años, con el general Manuel Quevedo al frente, la caída de la producción de Pdvsa ha sido mucho más marcada que la que se observaba desde 2004.

Hoy Venezuela debería estar suministrándole a los chinos 650.000 barriles diarios de petróleo (b/d), pero a mediados de enero de 2020 se conoció que el suministro era de 360.000 b/d, de esos China produce algo más de 150.000 b/d y el resto Venezuela.

Además, hasta 2019, el país mantenía una deuda con China superior a 20.000 millones de dólares, por lo que 90% del envío de petróleo a esa nación va para amortizar la deuda y solo el restante 10% se paga con dinero.

De acuerdo con representantes del sector petrolero, las empresas chinas prácticamente han traído al país todo el equipo necesario para desarrollar los proyectos, es decir, maquinaria y hasta trabajadores. Sin embargo, también han tenido que contar con la ayuda de varias empresas locales y contratistas.

“Los chinos terminaron utilizando los servicios de empresas como ‘tercerizaron’ (utilizaron a un tercero) para poder cumplir con los acuerdos. En los tres últimos años la producción de la Faja ha venido bajando, la capacidad de cada mejorador es de 200.000 barriles por día, por lo que si hay cinco mejoradores deberían estar procesando 1 millón de barriles diarios. De ser cierta la información que envía Pdvsa a la OPEP significa que no se está produciendo al máximo, con la presencia incluso de los chinos”, afirmó la fuente consultada.

La contratación de empresas locales no ha representado la mejor de las experiencias. “Hay mucho por mejorar”, refirió Reinaldo Quintero, presidente de la Cámara Petrolera de Venezuela. Explicó que la cultura tan distinta de ambas naciones y el idioma, dificultaron mucho mantener una negociación armoniosa con los representantes chinos.

Molestia
en las empresas mixtas

Varias irregularidades que se presentaron en los acuerdos petroleros entre China y Venezuela han inquietado significativamente al gobierno asiático. Al punto de que, en septiembre de 2019, China “Huanqiu Contracting and Engineering Corp.” (HQC) anunció su cese de contrato por falta de pagos de Pdvsa. Esta medida fue tomada luego de que la estatal venezolana acumulara una deuda de 50 millones de dólares.

HQC es la principal contratista de China en el país, y hasta hace poco formaba parte de varios proyectos petroleros. La compañía china y los proveedores locales aún no han logrado acordar los términos para finalizar el contrato. Además, HQC dejó en veremos el pago a unas siete contratistas venezolanas.

Sinovensa, una sociedad entre Pdvsa y CNPC, que opera en el campo de Morichal de la Faja Petrolífera del Orinoco en el estado Monagas, tampoco ha salido ilesa. La empresa, que produce unos 105.000 barriles por día de crudo extra pesado, que debe ser mejorado para hacerlo menos denso, no escapó de los hechos de corrupción en la industria.

 

$ 50 millones

DEUDA ACUMULADA POR PDVSA CON CHINA HUANQIU CONTRACTIN AND ENGINEERING CORP.”

En octubre de 2019, las autoridades venezolanas detuvieron al presidente de Sinovensa, Alberto Bockh y a otros tres altos ejecutivos de la empresa. Se les atribuyeron los delitos de peculado doloso propio, concierto de funcionario con contratista, irregularidades en el procedimiento licitatorio o falsa alegación, así como el delito de asociación para delinquir. Estarían involucrados en el desfalco a la Faja, desviación de fondos y falsas contrataciones.

Sinovensa debía aumentar la producción a 230.000 b/d, luego de un plan de expansión que se inició en 2013 con un aporte inicial de 4.015 millones de dólares por parte de China.

Otra empresa china que se unió a Pdvsa para desarrollar el campo petrolero Junín 1, en la Faja, fue Sinopec, La alianza se dio en septiembre de 2013 por 14.000 millones de dólares y el estimado de producción era de 200.000 b/d. No obstante, en 2017 Sinopec demandó a Pdvsa ante un tribunal estadounidense, por incumplir un contrato para el suministro de varillas de acero por 43 millones de dólares, la mitad de los cuales no se canceló.

China también se retiró del proyecto para modernizar la refinería de Cardón, luego de verificar que la inversión necesaria era mucho mayor que la señalada inicialmente por Pdvsa, informó el sindicalista petrolero Iván Freites. “Después de las inspecciones realizadas en 2017 por gerentes de nacionalidad china, no hubo cabida para el término camarada o amigo, puesto que la inversión que debían hacer era muy superior a los que ellos esperaban, debido al alto grado de destrucción de la refinería. Negocio es negocio, los chinos son más capitalistas que los gringos”, afirmó.

A juicio de Evanan Romero, exviceministro de Petróleo, China tampoco pudo avanzar en la transferencia tecnológica hacia la industria petrolera venezolana. “Pdvsa o el petroestado ya no participa en el desarrollo de esos acuerdos. Ya están atados de mano, porque tanto China como Rusia tienen como única prioridad cobrar la deuda. Muchos funcionarios de Pdvsa se hicieron millonarios con estos convenios. Cuando se observa lo que acumularon sus testaferros, no lo puedes creer. Eso lo vemos en las detenciones y juicios penales que se han abierto tanto en Venezuela como en el exterior”.

Romero, sin embargo, destacó que las empresas chinas están utilizando en el campo Junín 4, en la Faja, una tecnología que solo ellas han desarrollado, denominada “Inyección de gases de combustión”. Se trata de una técnica para extraer más fácilmente el crudo extrapesado o bituminoso de la Faja. Esta la ejecuta “Petrourica”, una empresa mixta entre CNPC y Pdvsa.

“De todas maneras, no me atrevería a hacer un balance del trabajo de los chinos, porque puede que tengan más en el deber que en el haber. Han hecho todo a su manera, nadie los supervisa, les tienen miedo para pedir cuentas. No obstante, en caso de que haya un cambio político en Venezuela, se les debería poner en orden y explicarles las reglas”, apuntó el exviceministro.

Un “cementerio” de acuerdos

Después de casi 20 años de acuerdos, inversiones y visitas entre China y Venezuela, solo dos proyectos están produciendo, mejorando y refinando alrededor de 150.000 barriles de petróleo por día.

1

Constitución de una empresa mixta para campos ubicados en el área Zumano Petro-Zumano, Distrito Operacional San Tomé (Anzoátegui), entre Pdvsa y China National Petroleum Company (CNPC).

Aún no ha arrancado

Buena parte de los reclamos de China es que este proyecto no pudo avanzar por culpa del propio gobierno venezolano. No han tenido los recursos suficientes con los que se comprometió. China exigió que, para desembolsar dinero, primero debía hacerlo Venezuela, lo que correspondía a 40% del total a invertir. Por lo que no se le conoce producción.

Fue suscrito en Beijing el 24 de agosto de 2006.

2

Acuerdo para la conversión de los campos petroleros Intercampo Norte y Caracoles a la empresa mixta Petrocaracol.

La empresa se constituyó, pero quedó solo en proyecto

Fuentes consultadas aseguran que no hubo evaluación previa a la firma del acuerdo, para conocer con exactitud el potencial de la inversión que se realizaría.

Fue firmado en Beijing el 24 de agosto de 2006.

3

Constitución de una empresa mixta Industria China Venezolana de Taladros para el ensamblaje y construcción de taladros entre Pdvsa y China Petroleum Technology & Development Corporation (Cptdc).

Este es uno de los proyectos más antiguos y data de la época de oro del gobierno de Hugo Chávez

China ofreció el proyecto y Venezuela lo aceptó. La empresa se creó, pero no se ha fabricado el primer taladro.

China comenzó a traer taladros desde el año 2007. Trajo 15 taladros para instalarlos en el país en un plazo de 15 días, pero en un período de 45 días se llegó a instalar solo 4. Venezuela perdió recursos que colocó porque hizo planes pensando que lo de los taladros se concretaría. China asumió esos costos. En el proyecto se acordó que instalarían 5 taladros en Zulia (Boscán), 3 para Falcón, 4 para Anzoátegui y 3 para Monagas. Sin embargo, solo instalaron 2 en Zulia (por eso Boscán logró aumentar su producción) y 2 en Falcón (Paraguaná). Los equipos que no se instalaron fueron devueltos.

Este convenio constituyó un fracaso en 66% del proyecto. En este caso fue responsabilidad de China. El argumento técnico que dieron fue que la constitución del taladro (las paredes internas del taladro) no eran aptas para la extracción petrolera venezolana.

El memorándum de entendimiento de este proyecto se firmó en Beijing en abril de 2006 y luego se suscribió el contrato en Caracas el 27 de marzo de 2007.

4

Constitución de una empresa mixta para servicios de ingeniería a pozos petroleros entre Pdvsa y China Petroleum Technology & Development Corporation (Ctpdc).

Esta empresa fue constituida

pero lo único que hace es supervisar proyectos (por parte de China, con personal chino). Es una “unidad empresarial” que se encarga de hacerle seguimiento a los proyectos. Es uno de los acuerdos más viejos.

Firmado en Beijing el 24 de agosto de 2006.

5

Memorándum de entendimiento para la constitución de una empresa mixta para transporte de crudo entre Pdvsa y China National United Oil Corporation (Cnuoc).

Se suscribió, pero no se avanzó

Bajo esta figura solo se logró contratar dos súper-tanqueros VLCC (Very Large Crude Carriers) para Pdvsa con capacidad de transportar 4 millones de barriles. Hoy en día, China no transporta crudo venezolano.

Fue suscrito en Beijing el 24 de septiembre de 2008.

6

Memorándum de la reunión entre Pdvsa y la empresa china Shengli Oil Field Freet Petroleum Equipment Co Ltd (filial de Sinopec), relativa al desarrollo de un proyecto para el suministro y posible creación de una empresa mixta chino-venezolana para la producción de maquinarias, equipos y servicios de ingeniería destinados a la explotación de crudo pesado.

Sobre este memorándum nada pasó y se aduce falta de recursos

Venezuela lo planteó y China lo aceptó. Sin embargo, ni la oficina se pudo instalar para que operara la directiva.

Se firmó en Beijing el 15 de noviembre de 2006.

7

Constitución de una empresa mixta del Bloque Junín 4 de la Faja Petrolífera del Orinoco entre Petrochina Company Limited y Pdvsa.

Esta empresa y la que está en Zulia

al otro extremo de Venezuela, son de las pocas compañías mixtas con algo de producción, además ha logrado mejorar crudo (hacerlo apto para ir a una refinería). Tiene uno de los cinco mejoradores que hay en Venezuela, el cual es una especie de pre-refinería, pero más parecido a un edificio de concreto sin ventana, que está trabajando por debajo de su capacidad de procesamiento de crudo extrapesado. Procesa 140.000 b/d cuando debería ser 200.000 b/d.

El acuerdo para su constitución fue firmado en Beijing el 24 de septiembre de 2008.

8

Acuerdo marco entre Pdvsa y Sinopec para la constitución de una empresa mixta de refinación y para construir la refinería de Cabruta (Guárico).

Se constituyó, pero no avanzó

Esta sería la refinería más grande de América Latina, con una producción de 450.000 b/d de crudo extrapesado de la Faja. Ameritaba una reingeniería de grandes dimensiones, pues abarcaría una superficie que triplicaba el tamaño de la Ciudad Universitaria de Caracas. Los trabajos iniciaron con la tala de árboles en el lugar donde se iba a construir, el tamaño era tal que no alcanzó la mano de obra de Cabruta y debieron reclutar obreros de pueblos y ciudades cercanos. Pero no pasó de allí.

El proyecto comprendía dos refinerías más: Batalla de Santa Inés (Barinas) para procesar 187.000 b/d y otra en Caripito (Monagas) para procesar 45.000 b/d. Se firmó en Caracas el 23 de diciembre de 2009.

Para la refinería Batalla de Santa Inés, “el sueño” de Hugo Chávez ordenado desde uno de sus programas Aló Presidente, se acordó un contrato con Wison de China por 2.310 millones de dólares. Preveía refinar gasolina regular, diésel y fuel; gasolina premium, querosén, jet A1, diésel, fuel oil y gas licuado de petróleo (GLP), los cuales serían comercializados en los estados Apure, Portuguesa, Mérida, Táchira y Barinas.

Para que esta refinería pudiera operar era necesario contar con un importante suministro eléctrico, del cual poco se disponía en la zona. Para ello Sinohydro construiría una Planta de Generación Eléctrica de 100 MW en Barinas, con el aporte de 316 millones de dólares. La planta funciona y cubre la demanda eléctrica de las poblaciones cercanas, pero se quedó esperando por la refinería.

Se firmó en Caracas el 23 de diciembre de 2009.

9

Memorándum de entendimiento entre Pequiven y China Petrochemical Corporation (Sinopec) para garantizar la participación de Sinopec en el desarrollo de un proyecto petroquímico a ser acordado entre las partes, el cual estaría ubicado en el Complejo Petroquímico Paraguaná e incluía infraestructura y servicios, así como facilidades para la generación de productos petroquímicos básicos, intermedios y finales.

Esto quedó solo en papel

La planta de Morón de Pequiven está casi paralizada, no tiene capacidad para arrancar el proyecto. Expertos en el área señalan que la Ley de Petroquímica ha paralizado la inversión privada, debido a que el gobierno reservó para el Estado, las actividades conexas.

Fue suscrito en Beijing el 24 de septiembre de 2008.

10

Memorándum de entendimiento entre Pdvsa y Petrochina International Company Limited (Petrochina) para el Desarrollo de un terminal de almacenamiento y embarque para el crudo proveniente de la Faja Petrolífera del Orinoco.

Este proyecto buscaba ampliar la capacidad de desembarco de petróleo y la idea era ubicarlo en Anzoátegui

Quedó también en papel al no arrancar los demás proyectos con los cuales se buscaba aumentar producción. China deseaba tener control de su exportación a través de este terminal.

Se suscribió en Caracas el 22 de diciembre de 2009.

11

Memorándum de entendimiento para la Cooperación en el Desarrollo de Proyectos de Infraestructura en la Faja Petrolífera del Orinoco y Costa Afuera entre Pdvsa y Sinohydro.

Nunca arrancó

Se suscribió en Caracas el 22 de diciembre de 2009.

12

Memorándum de entendimiento para la participación de China National Offshore Oil Corporation (Cnooc) tanto en áreas en tierras como costa afuera en Venezuela.

Nunca arrancó

Este proyecto relacionado a gas quedó en papel, sin embargo,

el acuerdo se volvió a firmar en 2019 entre Pdvsa y Cnooc.

13

Expansión y reconversión de la refinería de Puerto la Cruz (Anzoátegui), interconectada al Complejo José Antonio Anzoátegui. Wison Engineering es responsable de la expansión, pero Sinopec habría hecho también inversiones. Igualmente participarían Hyundai Engineering de Corea y Chiyoda de Japón.

Este proyecto de expansión avanzó años después de haberse suscrito

Según el acuerdo se estimaba iniciar los trabajos en septiembre de 2012 y culminarlo en abril de 2018, es decir, en un plazo de 68 meses, aproximadamente.

Denominado “Proyecto de Conversión Profunda”, buscó cambiar el patrón de refinación. Se esperaba aumentar la capacidad de procesamiento y diluente de 180.000 b/d a 210.000 b/d de crudo extrapesado de la Faja. Sin embargo, la refinería de Jose está casi paralizada y a enero de 2020 solo procesa 10% de su capacidad (25.000 b/d).

La inversión inicial fue de 10.500 millones de dólares, a los cuales, se sumaron unos 5.000 millones de dólares. En una transmisión oficial en 2017 se anunció que ya estaba casi concluida la primera fase de ingeniería, procura y construcción de las unidades auxiliares de la refinería. Se hicieron algunos trabajos para ampliar las plantas, movimiento de tierra y se colocaron equipos, pero las actividades se paralizaron poco tiempo después.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 + 8 =

Share This