Seleccionar página

300 enfermos de cáncer están sin tratamiento para quimioterapia en Barinas 

En Barinas, al sur de Venezuela, ni siquiera existe quien firme las actas de entrega para suministros de medicamentos denominados de alto costo. Son alrededor de 300 enfermos oncológicos que persisten en esta lucha por su vida, en medio de la más acentuada escasez de medicinas y de trabas burocráticas cada vez más graves  propias del sistema de salud venezolano.

 El dirigente social, Renzo Salinas, presidente del Frente Social de Protección al Paciente describe a situación que vive de cerca. Su madre también espera por tratamiento. Su empeño lo ha llevado a ser uno de los protagonistas de una historia de sufrimiento que se repite con mucha regularidad  en esa región del país.

Si no le tocaba a él, podría ser cualquier otro ciudadano. La indignación, la desesperación, las ganas de seguir luchando por la salud de su madre, de otros como ella, de su país, lo han enfrentado con  esta realidad.

En Barinas no hay quien dirija  el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS) desde el mes de diciembre de 2017. El cargo entonces queda bajo la responsabilidad del actual Ministro de Salud, Luis López. Es una traba burocrática que frena aún más la distribución de medicamentos en esta parte de la región llanera, que está a kilómetros de la capital del país y muy lejos de la preocupación de cualquier funcionario del Estado.

Salinas dice que lo que viven los enfermos de cáncer también lo padecen los pacientes renales. En su cruzada a favor de los derechos de los que exigen atención de salud pública, le ha tocado conocer los testimonios de enfermos o familiares, de muchos a que solo han logrado conseguir medicamentos como el Carboplatin y Docetaxel, a un costo de USD $50 ó 100, pero cruzando la frontera con Colombia, en Cúcuta. Dice que han comprado esas medicinas incluso con la misma presentación con la que se venden en Venezuela. Él sospecha que existe personal del sistema de salud venezolano que se dedica a vender las  medicinas antes de que lleguen al IVSS. No hay quien gerencie,” apunta.

Medicamentos como Tamoxifeno y Prednisona tienen más de un año que no llegan al IVSS de Barinas. “Y Maduro dice que no hay un sistema de salud como el de Venezuela”, se lamenta este luchador social.

Lucro con las medicinas

Salinas contó a Transparencia Venezuela que el 22 de noviembre de 2017, se topó con un sujeto que cobraba Bs 6.000.000 por entregar las medicinas, descontando de esa cifra un millón para su propio lucro.

Ese mismo día trancaron la vía, en protesta por el retraso en la entrega de medicinas. Asegura que lo correcto es que los días 20 de cada mes, los pacientes oncológicos reciban su tratamiento de forma puntual.  En el caso de Barinas, como en otros estados del país, esto no ocurre ya. La protesta dio resultados y el 16 de diciembre recibieron los medicamentos correspondientes a ese mes,  pero pocos pacientes se enteraron.

“En la Dirección Regional  de Salud, la actual directora, Melly Molina, lo primero que hizo fue cerrar la farmacia, los suministros oncológicos”, dijo el entrevistado. Refiere con un tono nostálgico que anteriormente se les suministraba a los enfermos desde las  inyectadoras, soluciones fisiológicas, hasta medicinas como Dexametosona, Clorotrimeton y Hidrocortisona. Pero, lamentablemente, desde la llegada de esta funcionaria, esa entrega no se realiza.

Para Salinas, la falta de calidad humana y consideración  es un reflejo de la situación país que estamos viviendo. Subraya que hay pacientes, de la tercera edad que deben pernoctar desde la noche anterior para obtener los medicamentos. “Si no llegan entre las 40 personas se quedan por fuera. A los que les toca dos medicamentos, sólo les dan uno. No les prestan el baño y deben hacer las necesidades en una placita cercana”.

Share This