Seleccionar página

En Táchira escasea el gas y la información sobre cómo obtenerlo

Transparencia Venezuela, 15 de febrero de 2019.- A pesar de que durante los meses de octubre y noviembre 2018 en el Estado Táchira se produjeran más de 20 protestas por las fallas en la distribución y abastecimiento del gas doméstico, para el ciudadano aún sigue siendo una tarea difícil y muy laboriosa la obtención de las llamadas “bombonas” para preparar sus alimentos.

Sin embargo, El 12 de febrero  de 2019 en la sede de la Planta Libertador de Pdvsa Gas, ubicada en el Sector Las Lomas de la ciudad de San Cristóbal, en una visita realizada por Transparencia Venezuela,  no se evidenció la siempre tan larga fila de usuarios a la espera del servicio.  Una situación poco usual.

Quienes  se encontraban en las adyacencias  de la planta indicaron que para finales del mes de noviembre se estableció un nuevo procedimiento para organizar la distribución del gas doméstico en el estado.

Pero la falta de información estaba a la orden del día. No había nada que diera un indicio de lo que ocurría. Ni un solo dato que indicara la forma de acceder a este servicio, ni en cartelera de información al ciudadano, ni procedimientos publicados en las cuentas oficiales  en Twitter de las empresas estatales encargadas de surtir el combustible (@GMAS Táchira y  @gas_comunal).

En la Planta Libertador,  tras un portón  y de manera intermitentemente,  pasaban los ciudadanos para ser atendidos por un funcionario, quien -al ser consultado sobre la forma de acceder al gas-  indicó queno se encontraba autorizado para dar información”.

Dijo que era necesario contactar a un supervisor o algún funcionario en la oficina de Pdvsa Gas,  ubicada en la Av. Carabobo de San Cristóbal.

 La tortura detrás de las “bombonas” de gas

Es tortuoso el camino que emprenden quienes buscan comprar gas en esta zona del país, una situación que se repite en cada rincón de Venezuela.

Para acceder a las “bombonas” (cilindros)  de 18, 27, 43 kilos y más el procedimiento requiere de paciencia. Las personas deben estar organizadas y agrupadas en un consejo comunal, que debe nombrar un encargado para este fin y efectuar un censo de sus integrantes.

Se debe elaborar una carta de solicitud a Pdvsa Gas Táchira , en la que se identifica el nombre del consejo comunal, zona o población a la que pertenece, número de beneficiarios,  una lista con nombre de los jefes de familia con sus respectivos números de cedulas y el número de cliente que poseen.

También hay que precisar las características del peso de la “bombona” (cilindro vacío) que desean sea sustituida, pero con una limitante: solo se permite la sustitución de una “bombona” por jefe de familia.

La comunicación debe ser firmada y sellada por la directiva del consejo comunal y llevada a las instalaciones de la planta de llenado que corresponda. En esa dependencia está un funcionario que recibe las misivas y  da información sobre fecha del posible despacho.  

Existen casos en los que la información  no es verificada por el organismo encargado y el usuario es remitido a otra instancia.  En las oficinas de Pdvsa Gas, ubicada  en la   avenida Carabobo de San Cristóbal, no se pudo concretar el trámite. La funcionaria solo remitió a los representantes de Transparencia Venezuela a las oficinas de GEMAS (Gran Misión Abastecimiento Soberano), situada en algún espacio físico cerca del terminal de pasajeros de la ciudad de San Cristóbal, un sitio de indescifrable ubicación.

Un ciudadano indicó a Transparencia Venezuela que desde el mes de diciembre entregó la solicitud y a la fecha aún no les han despachado el servicio.

Otro ciudadano indicó que desde el 15 de enero de 2019 solicitó el gas  y que destina dos días de cada semana para consultar personalmente si habrá o  no despacho.  

Las cartas son recibidas con identificación de la fecha de recepción. Sin embargo, no se evidenció la existencia de un registro de numeración o control en las mismas.

Al revisar  las cuentas de Twitter del servicio de gas, se observa que anuncian constantemente la asignación de camiones llenos de “bombonas” para distribuirlas  en las comunidades tachirenses, pero esa información carece de datos de importancia para los ciudadanos, ni siquiera se ofrece la identificación de las comunidades beneficiadas.

De los relatos de los ciudadanos que permanecen frente a la planta de llenado Libertador, surgen denuncias sobre la distribución, pues los chóferes y sus ayudantes no acuden a las comunidades, sino que ofrecen el gas a quienes puedan pagar 20 o 50 mil pesos colombianos, según las características del cilindro.

“GNB detuvo a trabajadores de PDVSA que revendían bombonas de gas en Táchira”, es uno de los titulares de prensa sobre esta práctica tan común. Sin embargo, no hay información oficial al respecto.

En la investigación efectuada se evidenció que el procedimiento para las “bombonas” o cilindros de 10 Kilos es otro.

En las instalaciones adyacentes al Coliseo Perla del Torbes,  municipio Cárdenas, zona metropolitana de San Cristóbal, las exigencias son otras.

 El ciudadano debe dirigirse  a  partir de las 4:00 pm al comando de la Policía del Estado Táchira (intervenida por el Ministerio del Poder Popular de Interior Justicia y Paz). Debe inscribirse  con su cédula de identidad en una lista que consta de 300 cupos diarios.

Al día siguiente de su inscripción, debe dirigirse al estacionamiento de estas instalaciones,  hacer la  fila para poder retirar su “bombona” (cilindro) de 10 kilos.

Según una fuente de la Policía Nacional este sistema implementado a finales del mes de noviembre “mejoró notablemente” el surtido y distribución de este servicio, pues ya no se registran largas colas, ni mucho menos usuarios pernoctando de un día para otro en estas instalaciones a la espera de la llegada del camión que surtiría.

 A pesar de ello, es importante denotar que para el ciudadano aún sigue siendo difícil y muy laboriosa la obtención del gas doméstico, pues el usuario debe trasladarse- en el caso de las bombonas de 10 kilos- a los sitios destinados a surtir. Muchas veces las personas deben caminar desde su casas con la bombona a cuestas, ya que el servicio de transporte público en el estado es muy deficiente.

 Así lo expresó una usuaria, quien caminó varios kilómetros con su bombona desde el sector Altos de Paramillo, por no haber conseguido transporte colectivo. “Para pagar un taxi no tengo recursos y debo caminar de retorno a mi casa con la bombona”, agregó.

Meta no superada

Transparencia Venezuela hizo un seguimiento a  los reportes e informes de data del servicio.

En  una publicación vía Twitter en la cuenta @epiitachira  denominado “Distribución de gas por  metas informado por Gas comunal”  , del 15 de enero del 2019, se reportaron las metas de distribución logradas durante el mes de diciembre del año 2018. 

Al analizar estos datos se observó que el alcance de los prestadores de este servicio público durante ese mes solo  llegó al 48,90% de la población, según información oficial.

Es decir, solo 186.237 personas (asumiendo que la meta sea expresada en jefes de familias registrados) recibieron el servicio de gas durante el mes de diciembre 2018.

También se evidencia que cinco de los 29 municipios del estado Táchira no fueron atendidos con ningún despacho (municipio Samuel Daria Maldonado, Libertador, Panamericano; San Judas Tadeo y Simón Rodríguez), lo que dejó sin el servicio a 51,10% de los usuarios meta, es decir, 194.617 jefes de familia

 Si las razones y operatividad del servicio se han mantenido,  se puede afirmar que bajo esta modalidad menos del 50% de los usuarios están siendo atendidos y que el otro 51% puede ser víctimas de los “negocios” de algunos funcionarios y ciudadanos “usureros” a la hora de obtener el servicio de gas doméstico. 

Share This