Seleccionar página

Gobernación de Zulia criminaliza protestas de médicos y trabajadores de la salud

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Transparencia Venezuela, 16 mayo 2018. – En el hospital Adolfo Pons, ubicado al norte de la ciudad de Maracaibo, en el estado Zulia, médicos y trabajadores  fueron objeto de violencia policial cuando manifestaban por las condiciones en las que se encuentra ese centro de salud, lo que ha sido considerado por el Colegio de Médico de la región como una evidente criminalización de la protesta.

Los médicos William Ferrer y Sergio Fuenmayor, residentes de la Universidad del Zulia en Medicina Interna, fueron detenidos junto a dos trabajadores del centro asistencial por uniformados del Cuerpo de Policía Bolivariana del estadio Zulia (CPBEZ), quienes actuaron con violencia y lastimaron a varios de los ciudadanos que se manifestaban contra la incapacidad del hospital de ofrecer servicios de atención médica hasta en sus mínimas condiciones de aceptabilidad.

Los médicos residentes, enfermeros y pacientes del hospital Adolfo Pons habían mostrado su malestar  en la calle por la falta de medicamentos y de condiciones para garantizar el derecho a la salud. Todas las mañanas salían hacia la avenida Paúl Moreno y, con carteles en mano, denunciaban la crítica situación del centro de salud adscrito al Instituto Venezolano de los Seguros Sociales.

El lunes 14 de mayo, al mediodía, la policía los reprimió violentamente cuando la protesta se hizo más numerosa en participación y reclamos. En el forcejeo, el doctor William Ferrer recibió varios golpes en la cara que le causaron una contusión en el tabique nasal. La violencia policial también le dejó escoriaciones en el cuello y el rostro. Él y su colega Sergio Fuenmayor fueron sacados a rastras desde el pasillo central del hospital, después que  intentaran refugiarse de la represión policial.

Los cuatro detenidos fueron llevados al comando de la Unidad Motorizada del CPBEZ, a donde varios miembros de la directiva del Colegio de Médicos del estado Zulia acudieron para exigir su liberación y la revisión forense de los afectados debido a las lesiones sufridas.

Dianela Parra, presidenta del gremio, sostuvo conversaciones con los secretarios de Gobierno y Seguridad Ciudadana, Lisandro Cabello y Danilo Vílchez, pero ambos respondieron que el caso ya estaba en manos del Ministerio Público.

En la madrugada del martes 15 fueron liberados los residentes Ferrer y Fuenmayor, pero permanecieron detenidos los dos trabajadores del hospital Adolfo Pons.

Transparencia Venezuela pudo conocer que el Colegio de Médicos se declaró en asamblea permanente para el seguimiento del caso y atender la solicitud del personal del hospital Adolfo Pons, que reclama un llamado urgente del gremio a acciones reivindicativas ante la aguda crisis de la salud pública y la represión ordenada por el gobierno regional en contra de quienes protesten en los hospitales.

El gobernador Omar Prieto (del Partido Socialista Unido de Venezuela) denunció ante el Ministerio Público a la directora del hospital, Daidy Cardozo, por propiciar la violencia y porque supuestamente “hay una red de robo de insumos y corrupción” que funciona dentro del centro de salud. Cardozo fue inmediatamente destituida y reemplazada por Diego Escobar, al tiempo que la Secretaría de Salud del estado intervenía administrativamente el centro asistencial.

El Colegio de Médicos ha denunciado la criminalización de la protesta del personal de los hospitales regionales, que desde marzo de 2017 se ha sostenido para denunciar la crisis del sistema de salud, la inseguridad en los hospitales y los bajos salarios de médicos y los enfermeros.

Share This