Seleccionar página

No es posible ofrecer una dieta balanceada a los beneficiarios del PAE en la ciudad de Mérida

El Programa de Alimentación Escolar (PAE) desde 2014 se gestiona a través de la empresa de propiedad estatal Corporación Nacional de la Alimentación Escolar (CNAE) dependiente del Ministerio del Poder Popular para la Educación. Su objetivo, según la G.O. 40.538 publicada en 11 de noviembre de 2014 es “la formulación, administración, ejecución, evaluación y seguimiento de planes para la producción, adquisición, distribución, transporte, almacenamiento, procesamiento, transformación y colocación de alimentos destinados a las instituciones oficiales del subsistema de educación básica, así como coordinar, supervisar y controlar las actividades destinadas a garantizarla alimentación y nutrición de los niños, jóvenes y adolescentes.

A tres años de creación de la empresa que se propuso optimizar el servicio del PAE, se visitó una muestra de cuatro instituciones del municipio Libertador del estado Mérida que forman parte del programa, para evaluar su desempeño.  Las instituciones visitadas fueron:

  • Preescolar “El Llano”, ubicado en el sector Los Sauzales. Elaboran 200 bandejas diarias. Desayuno, almuerzo y merienda. Coordinadora entrevistada: Diliany Rangel.
  • La Escuela Básica “Humberto Tejera”, ubicada en el sector Los Sauzales, donde prestan el servicio de 1º a 6º grado de educación básica, pero de allí también suministran alimentos a un Simoncito (23 bandejas) y otro liceo (70 bandejas). Elaboran 420 bandejas diarias. Desayuno, almuerzo y merienda. Coordinador entrevistado: Pedro.
  • La Escuela Bolivariana “Camilo Contreras”, ubicada en el sector Los Chorros de Milla. Elaboran 292 bandejas diarias. Además surten a un Simoncito, en el que sirven 238 bandejas diarias. Coordinadora entrevistada: Ivon Paredes.
  • La Escuela Técnica Comercial «Simón Rodríguez», ubicada en la Avenida las Américas, sector San Juan Bautista calle principal, dan de 1º a 6º año de bachillerato. Elaboran de 350 a 400 bandejas diarias, solo almuerzos. Coordinador entrevistado: Jhonny Monsalve.

El menú es bastante similar en las cuatro instituciones, según los testimonios de personas vinculadas:

Desayuno: Nutrichicha o leche, arepa frita (sin relleno) o empanada en caso de que queden caraotas del día anterior.

Almuerzo: caraotas con arroz o pasta, sopa de verduras y una fruta (porque no hay azúcar para preparar el jugo). En una sola ocasión, desde que iniciaron las actividades en septiembre, han podido servir carne y  solo una vez recibieron pollo, que alcanzó para preparar una sopa.

Merienda: Una fruta.

Las inspecciones a estas instituciones son realizadas diariamente, ya que allí labora una persona que funge como enlace entre la institución (coordinador del PAE), el PAE, el CNAE y la Zona Educativa. También inspectores del PAE visitan las instituciones cada 10 o 15 días.

A pesar de que los menús son elaborados y enviados a la institución cada mes o cada dos meses por parte de la Zona Educativa y el PAE, las cocineras preparan la comida  dependiendo de los alimentos disponibles, debido a que no hay suministro de insumos acorde con el menú enviado. La descripción del menú efectivamente servido deja en evidencia que no es posible cumplir con los requerimientos mínimos de una dieta balanceada para los estudiantes.

La mayoría de los insumos son suministrados semanalmente por MERCAL. Las verduras son suministradas cada quince días por un proveedor independiente, “Inversiones Surtimultifabrica C.A.”,  que viene desde Caracas. Llama la atención que para un estado productor de verduras, hortalizas y frutas, los insumos sean enviados desde Caracas. La Escuela Técnica Industrial funciona como centro de distribución, cada institución debe contratar el transporte para poder retirar los alimentos, el cual se paga con dinero que aportan los representantes de los alumnos. El costo del flete oscila entre 15 mil y 50 mil bolívares. Los alimentos son retirados por el coordinador, una cocinera y dos voceros (estudiantes). El coordinador de la institución y el inspector del PAE, deben firmar y sellar la factura de los alimentos suministrados al momento de ser retirados. Los coordinadores no tienen información previa sobre cuáles insumos les serán entregados. Cuando hace falta algún alimento esencial, los representantes colaboran para comprarlo o lo llevan ya comprado, como por ejemplo, huevos y aliños.

Los coordinadores de las cuatro instituciones visitadas, señalan que MERCAL no suministra todos los alimentos requeridos para cumplir con el menú, en especial carne y pollo.  La Escuela Técnica Comercial «Simón Rodríguez», en lo que va de año escolar no ha recibido carne ni pollo, solamente granos. Mensualmente el coordinador elabora un informe de rendición y lo presenta al PAE y a la Zona Educativa.

En cuanto a los equipos y utensilios para preparar los alimentos, se observaron algunas fallas:

El preescolar El Llano,  hay  una cocina industrial que está en decadencia, la coordinadora señala que ya están gestionando por el CNAE una nueva. Tienen dos tanques de almacenamiento de agua y filtros.

La Escuela Bolivariana Camilo Contreras,  existe tres reverberos en perfecto estado, una cocina industrial en regular estado. Hay un tanque de almacenamiento de agua que no funciona, una nevera y un enfriador.

En la Escuela Técnica Comercial «Simón Rodríguez», existe una cocina industrial, que presenta problemas con una hornilla, dos congeladores de los cuales sirve uno solo, dos neveras pero sólo una funciona. Cuando se puede, la institución corre con los gastos de la reparación. También hay pocos cubiertos y vasos; los estudiantes deben llevarlos desde sus hogares. El servicio de agua potable en estas instituciones es bueno. La Escuela Técnica Comercial Simón Rodríguez, tiene dos tanques de almacenamiento y filtros.

En la Escuela Básica Humberto Tejera, hay dos cocinas industriales en regular estado, dos neveras de las cuales una está dañada. Utensilios suficientes. Hay un tanque de almacenamiento de agua.

Se conoció que se añade como problema para prestar el servicio la falta de gas. Además dos coordinadores afirman que el suministro de alimentos ha mejorado en cuanto a cantidad, sin embargo, la logística para la entrega desmejoró gravemente  porque ahora ellos deben movilizarse hasta la Escuela Técnica Industrial, esperar un tiempo indefinido: a veces dos horas, a veces tres y hasta cuatro horas, y pagar el transporte. Antes, cuando se distribuía la comida en la sede del Mercal de la avenida Los Próceres, se fijaba una hora del día para el despacho de alimentos a cada unidad educativa y los tiempos de espera eran menores.

Las cocineras, que anteriormente fueron llamadas “Madres Procesadoras”, ahora son llamadas “Cocineras de la Patria”. Regularmente reciben capacitación para la preparación de los alimentos, por parte del Ministerio de Educación, así como también por el CNAE, donde les otorgan certificado. Son supervisadas por el enlace y el CNAE. El Ministerio de Educación es quien contrata y realiza los pagos a estas cocineras, las cuales reciben sueldo mínimo más bono alimentación. Están contratadas y tienen un vocero municipal y uno estadal.

A pesar de las limitaciones en la variedad de alimentos, de equipamiento y suministro de gas, en las instituciones visitadas se realizan grandes esfuerzos y en lo que va de año escolar 2017 – 2018, son pocas las ocasiones en que no ha habido servicio de PAE; las veces que ha faltado se suspenden las clases por la tarde, los estudiantes deben ir a comer a sus hogares y son advertidos el día antes.

Share This