Seleccionar página

Pacientes nefrológicos de Maracaibo tomaron la calle por falta de diálisis

Transparencia Venezuela, 8 de junio 2018.– En Maracaibo, la capital del estado petrolero por excelencia, Zulia, una docena de enfermos renales decidió que su drama no resultara  inadvertido para las autoridades del sistema regional de salud pública.

Protestaron literalmente por el riesgo de perder la vida. Es la cuarta vez que lo hacen así, bloqueando una calle. Hace una semana dejaron de recibir su tratamiento en la Unidad Integral de Diálisis Maracaibo (UIDM), un organismo privado que el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS) contrata para atender a unos 120 beneficiarios cada día. La bomba hidroneumática del tanque de agua que facilita el funcionamiento de las 25 máquinas dializadoras se dañó y el servicio fue paralizado.

“Las enfermeras dicen que la reparación cuesta 250 millones y la UIDM no cuenta con ese dinero”, dijo un paciente de 57 años que fue referido desde el Hospital Universitario.

Desde las seis de la mañana del jueves 7 de junio, él y otros enfermos que esperan sus tres diálisis semanales sacaron a la avenida las sillas metálicas de la recepción del centro médico y cerraron el paso vehicular.

Eran pocos quienes comenzaron la protesta, pero al pasar las horas de la mañana se sumaron más pacientes. La UIDM, una de las ocho de su tipo que en varias ciudades del país son propiedad de la empresa Diálisis Venezuela, tiene capacidad para dializar a más de 100 personas en tres turnos diarios.

“Esta protesta la hemos tenido que hacer hace poco por falta de insumos, otras veces porque no llegan las enfermeras y ahora esto que está pasando desde hace varios días”, reclamó una paciente que requiere tres diálisis a la semana.

En marzo, el servicio se paralizó por la explosión de un transformador eléctrico. El 3 de abril los enfermos afectados por fallas en el suministro de los componentes químicos para el servicio de diálisis, obstruyeron la vía por primera vez. Han tenido que hacerlo en reiteradas ocasiones  debido a que el personal de asistencia de la UIDM no llega a sus puestos de trabajo por causa de la crisis del transporte público, o simplemente porque los cortes de energía eléctrica en la zona impiden el funcionamiento de los equipos médicos.

Los pacientes que protestaron esta vez bloqueando la avenida Guajira de Maracaibo, exigen al IVSS que les garantice la atención a todos los que deben recibir el tratamiento en el único centro que provee diálisis en la ciudad. De ello depende que sobrevivan.

Share This