Seleccionar página

Vecinos de cinco comunidades denuncian disparidad en cobros y entregas de cajas CLAP

Transparencia Venezuela – 26 de abril de 2018. Los retrasos en la entrega de este plan de alimentación, la ausencia de algunos productos y el cobro del valor por cada caja son desiguales en todas las comunidades que se ven beneficiadas con este proyecto gubernamental.

La premisa inicial de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), que es la distribución organizada de alimentos en las comunidades para garantizar el suministro de los rubros básicos, no se cumple a cabalidad en todos los sectores donde llega este programa. Así lo confirman las denuncias de vecinos que viven en cinco comunidades en Caracas.

En la investigación que realizó Transparencia Venezuela en la urbanización Bello Campo de Chacao, en la parroquia Santa Teresa de Caracas, en el barrio José Félix Ribas de Petare, en la urbanización Simón Rodríguez y en la parroquia La Vega, se determinó que hay disparidad en los cobros y entregas de las cajas CLAP. Los residentes que son beneficiarios de este programa de alimentación gubernamental dieron sus testimonios bajo el anonimato, por temor a ser suspendidos de este plan.

El jueves 22 de marzo los retrasos en la entrega de las cajas CLAP en el barrio José Félix Ribas de Petare, y también la eliminación del arroz y del aceite fue el detonante para que los residentes de ese sector popular protestaran para exigir que les restituyeran todos los productos. Tras varias horas de manifestación de calle, el alcalde del municipio Sucre, José Vicente Rangel Ávalos hizo acto de presencia en el lugar. Pero debió resguardarse en una vivienda familiar, debido a la molestia colectiva y, posteriormente, tuvo que ser escoltado con equipos antimotines para salir de la zona en una camioneta blanca.

Una vecina del barrio explicó que estas irregularidades se han registrado desde hace tres meses: “Los últimos tres meses hemos tenido el problema que han ido reduciendo los productos. Desde diciembre, de cinco latas de atún que llegaban, empezaron a llegar tres. Después en enero y en esta caja de marzo, porque en febrero no llegaron cajas, vinieron solo dos latas de atún”.

La habitante de José Félix Ribas dijo que, tras reuniones que sostuvieron habitantes de la comunidad, decidieron realizar la manifestación de calle. “La gente protestó porque no llegó arroz, ni aceite. Desde noviembre no nos llega la mayonesa, ni la salsa de tomate. La gente no quiere que les siga faltando productos. En enero todo el barrio recibió su caja sin granos, y hubo parte de la población que le faltó la leche”, advirtió.

En el barrio José Félix Ribas de Petare los habitantes cancelan en la actualidad 25.000 bolívares por la caja CLAP. Hasta enero pagaban 10.000 bolívares. Esta residente del sector popular destacó que las irregularidades con la distribución de cajas CLAP en el barrio José Félix Ribas también se han repetido en otros barrios de Petare como Carpintero, 5 de Julio, 19 de Abril y 24 de Junio: “La semana pasada en el barrio Carpintero recibieron las cajas incompletas y abiertas y todo el barrio se opuso que les entregaran las cajas, hasta que no les llegara completa como era. Y esa misma noche Corpomiranda tuvo que resolverles el problema y entregarles la caja como era”.

En la parroquia Santa Teresa de Caracas los habitantes también pagan 25.000 bolívares por la caja. Sin embargo, al ser consultado un beneficiario de este programa, dijo que hasta los momentos no tienen ningún reclamo por hacer: “Este mes nos llegó seis kilos de arroz, uno de caraotas, tres de lentejas, una mayonesa, una salsa de tomate, cuatro harinas de maíz mexicanas, dos kilos de leche y un kilo de pasta”.

Sin embargo, en la parroquia La Vega, el valor en la actualidad de la caja CLAP es de 30.000 bolívares. Un vecino denunció que en esa zona la llegada del azúcar y de la leche es irregular: “La caja de este mes trajo un arroz, cuatro harinas de maíz, tres pastas y dos azúcar. Antes traía leche, harina de trigo, dos aceites, dos kilos de granos y dos kilos de arroz. Por otra parte, nos ofrecen un cartón de huevos y un kilo de pollo por 130.000 bolívares. Pero tiene que ser en efectivo”.

Denuncia cualquier irregularidad en los Clap: ¡No te quedes con esa Dilo Aquí!

Reclamos en la urbanización Simón Rodríguez

Los vecinos de la urbanización Rodríguez coinciden con los mismos reclamos que hacen los habitantes del barrio José Félix Ribas de Petare. Aunque la mayoría de los entrevistados pide el resguardo de su identidad, Yusleiny Aristiguieta no teme que su nombre sea reseñado, pues en múltiples ocasiones ha denunciado las irregularidades con las cajas CLAP en su zona, a través de sus redes sociales.

La principal queja de Aristiguieta es los 2 mil bolívares de más que cobran en su comunidad por las cajas CLAP: “Aquí pagamos 27.000 bolívares, porque ellos se lo atribuyen a gastos de logística y de transporte. Sabemos que con 2 mil bolívares no se hace nada, pero si sumamos ese monto por la cantidad de personas que pagamos por las cajas, ¿cuál será la ganancia total?”.

En la urbanización Simón Rodríguez, cuenta Yusleiny Aristiguieta, los vecinos nunca denuncian, pues temen que les quiten la caja, como de hecho ha sucedido: “En enero mi mamá fue suspendida de la caja CLAP. Le explicaron que el motivo es porque su hija se la pasa denunciando. Como ella, son repetidos los casos con diferentes cuentos. Lo cierto es que los miembros del consejo comunal las reciben y no las entregan a quienes ellos decidan sancionar. En el caso de mi mamá ella se fue al ministerio y denunció y se encontró que la lista de denuncias a los miembros de ese consejo comunal es extensa y la jefa dijo estar cansada de las arbitrariedades de esos personajes a los cuales citaron y no complacieron”.

Esta residente explicó que en los meses anteriores la caja traía cinco kilos de harina de maíz y en la actualidad trae solo tres. Lo mismo ocurre con el aceite. Antes eran dos litros y en la actualidad solo reciben un litro. Los vecinos de la urbanización Rodríguez no reciben azúcar desde hace tres meses, ni tampoco la carne de almuerzo que en distintas ocasiones llegaba.

“La caja CLAP llega a nuestra urbanización con productos mexicanos, de los cuales las explicaciones en cuanto a su calidad sobran. La venta de la misma no tiene un periodo fijo. Puede ser que mañana sea cobrado el monto y que en menos de una semana se reciba, o que dure hasta un mes en llegar. Explicaciones para esto no las hay. La cantidad de productos varían entre una caja y otra”, expresó la mujer,

Aristiguieta resaltó que en la actualidad el azúcar y el atún no llegan a la urbanización: “Haciendo una comparación entre la caja anterior y la que recibimos hace dos días, de cinco harinas de maíz, pasamos a tres. De dos aceites, a uno. De muchísimas bolsas de pasta, esta vez solo llegó medio kilo de pasta. A mi la caja me llega con un tirro mal puesto, ¿qué sabe uno qué traía o qué no?, no lo sé. En esta comunidad hay quejas de familias que son sancionadas por el consejo comunal. Los motivos varían: desde sanciones a personas que preguntan cuándo llega la caja, hasta por quienes hacen un mal comentario de la calidad de los productos, esto por cierto, no está contemplado en ninguna ley”, expresó Aristiguieta, quien destacó que los vecinos comentan que esas cajas de personas sancionadas llegan a la comunidad: “La pregunta es, ¿dónde van a parar?, existen esas denuncias en el Ministerio de Alimentación en contra del consejo comunal”.

Denuncia cualquier irregularidad en los Clap: ¡No te quedes con esa Dilo Aquí!

En Chacao cada caja cuesta 10 veces más

En la urbanización Bello Campo de Chacao las familias que reciben la caja CLAP pagan un monto que vale 10 veces más que el valor promedio en la actualidad. En lugar de pagar 25.000 bolívares, deben pagar 261.000 bolívares. Un residente de esta zona de clase media explicó que el método es a través de transferencias a una cuenta de Corpomiranda en el banco Banesco.

“Las cajas que llegan a Chacao no traen leche, aceite, ni granos. También nos ofrecen un operativo mensual para comprar un cartón de huevos y un kilo de pollo por 160.000 bolívares”, precisó.

Pese a que el gobierno de Maduro promete garantizar la distribución de alimentos con la entrega de los CLAP, ninguna autoridad explica por qué el contenido de las cajas y los precios de las mismas son tan disímiles en las comunidades que reciben este plan. Desde mayo de 2017 Transparencia Venezuela pone a disposición de los ciudadanos su plataforma Dilo Aquí, para recibir y canalizar los casos de uso discriminatorio del programa de ayuda alimentaria, mejor conocido como Clap.


Share This