Seleccionar página

Compras con sobreprecios y rebajas injustificadas
enlodan aún más el negocio de los CLAP

Transparencia Venezuela, 20 de diciembre de 2018

Cálculos realizados por investigadores de Transparencia Venezuela, con información de la Secretaría de Economía de México, revelan que Venezuela pudo haber perdido más de 140 millones de dólares al comprar con sobreprecio siete rubros alimenticios mexicanos

Venezuela también hizo compras a México a precios muy por debajo que los pagados por el resto de los países. Algunos montos son tan bajos que hacen dudar de la calidad de estos productos

La Procuraduría General de México ya se pronunció sobre las irregularidades en los CLAP. Dijo que hubo sobreprecio, venta de productos de baja calidad y sancionó a los responsables además de prohibirles seguir exportando a Venezuela.
La Fiscalía General de Venezuela guarda silencio

Dos años y ocho meses han transcurrido desde que el presidente Nicolás Maduro anunció la creación de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción como la gran solución ante el problema del desabastecimiento, sin embargo, lejos de garantizar la disponibilidad de alimentos, el programa se ha convertido en fuente de innumerables denuncias de corrupción como las que se recogen en la más reciente investigación de Transparencia Venezuela.

De acuerdo con el informe “Empresas Cómplices del Gobierno venezolano”, disponible en el nuevo microsite de la organización, la falta de control y supervisión por parte de los órganos competentes del Estado, así como la complicidad con un entramado de compañías venezolanas y extranjeras han permitido que alrededor de las importaciones de alimentos CLAP exista sobreprecio e irregularidades alarmantes.

El estudio reseñó que en 2016 Venezuela comenzó a importar pasta, pescados, leche y otros productos lácteos, azúcar, arroz, harina de maíz, caraotas, lentejas, salsas preparadas, ketchup, carne de cerdo y “otros aceites”. Ninguno de estos rubros se importaba en 2015 y buena parte de estos productos empezaron a aparecer en las bolsas y cajas CLAP.

Según datos de la Secretaría de Economía de México reseñados en el estudio, entre enero de 2016 y agosto de 2018 Venezuela importó desde México 17 tipos de alimentos que representaron 1.734 millones de dólares (US$1.734.018.000). En 2016 las compras hechas al país azteca sumaron 233 millones de dólares, en 2017 ascendieron a 820 millones de dólares y en los primeros ocho meses de 2018, la cifra alcanzó los 680 millones de dólares.

La cantidad de toneladas importadas ha sido tal que, de acuerdo con datos del Sistema de Información Arancelaría Vía Internet (SIAVI) de México, Venezuela se convirtió en el principal destino de exportación de México para el maíz blanco, el trigo, la leche en polvo, las caraotas, las lentejas, entre otros. Sin embargo, las transacciones no fueron transparentes.

El estudio de Transparencia Venezuela destaca que solo en la compra de siete rubros alimenticios realizadas entre enero de 2016 y agosto de 2018 se gastaron 590 millones de dólares americanos, de los cuales, al menos 140 millones de dólares podrían corresponder a sobreprecio. En otras palabras, casi 1 de 4 dólares invertidos en estos bienes podría ser sobreprecio.

“Sorprende el sobreprecio en las compras de muchos rubros de primera necesidad para atender la angustiante situación alimentaria en Venezuela, como es el caso de la pasta y la leche en polvo. Pudiera ser más lo que se pierde en corrupción que lo que se invierte en asegurar la alimentación de los venezolanos”, dice el informe.

Precisa que en 2017 Venezuela se convirtió en el principal destino de exportación de pasta mexicana al adquirir 55.209 toneladas, sin embargo, pagó precios bastante más altos que los demás clientes de México. A lo largo del año el sobreprecio varió desde 23% hasta 214%.

“Por ejemplo, en mayo de 2017 el precio de la pasta para el resto de los países que le compró a México fue de US$ 0,86 y Venezuela importó a US$ 2,92 por cada kilogramo. La pérdida potencial por la compra a sobreprecio es US$ 74,82 millones de dólares en 2017”, detalló el informe.

Rebajas sospechosas
En la investigación también destaca que Venezuela hizo compras a México a precios muy por debajo que los pagados por el resto de los países. Algunos montos son tan inferiores que hacen dudar de la calidad de los productos que se adquirieron.

“Venezuela importó, por ejemplo, productos lácteos a precios que apenas alcanzaban 5% de los precios pagados por los demás países que comercian con México. Esto pudiera explicar las reiteradas denuncias de los usuarios sobre la mala calidad de los productos CLAP”, dice el informe. La leche ha sido precisamente el producto con mayor cantidad de denuncias públicas por no cumplir con los requerimientos nutricionales que asegura tener y que son esenciales para grupos vulnerables como los niños.

El informe detalla que en 2017, entre todos los países que le compraron a México leche en polvo, gránulos o demás formas sólidas, con un contenido de materias grasas superior a 1.5% en peso, Venezuela fue el que pagó el precio más barato. “Por ejemplo, en mayo 2017, el precio pagado por los demás clientes fue de US$ 2,51 y Venezuela importó a US$ 0,12 (95,21% más barato) y fue el mes en el que más importó en el año, por una cantidad cercana a las 45.000 toneladas”, pero ningun descuento por precio por volumen puede superar 90%.

Además de los datos de sobreprecios y las rebajas sospechosas, el informe de Transparencia Venezuela también muestra detalle a detalle de cuáles puertos mexicanos han salido bienes a Venezuela y presenta un listado de las empresas que han hecho negocios directamente con el gobierno. Se precisa el rubro exportado, la empresa que envía, el ente consignatario y las cantidades transportadas, así como datos claves sobre quienes están en las directivas de las compañías.

Las empresas que recibieron las compras para los CLAP son la Corporación Única De Servicios Productivos y Alimentarios (CUSPAL), y la Corporación De Abastecimiento De Servicios Agrícolas S.A. (CASA), ambas propiedad del Estado venezolano.

Sancionados solo en México
La Procuraduría General de México ya se pronunció sobre las denuncias alrededor de las importaciones para los CLAP, en octubre de 2018 confirmó que una red de empresas mexicanas y de otras nacionalidades incurrió en irregularidades durante las compras de alimentos que irían para las cajas de comida subsidiada que vende el gobierno venezolano.

La procuraduría mexicana precisó que las empresas implicadas adquirieron productos de baja calidad, los exportaron con sobreprecio y posteriormente fueron vendidos a la población por encima de su precio real.

Como consecuencia, la PGR de México prohibió a las empresas involucradas volver a comercializar rubros a Venezuela y les ordenó pagar 3 millones de dólares al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, ACNUR.

Pese a la actuación de la PGR de México, la Fiscalía General de Venezuela y la Procuraduría General de Venezuela no se han pronunciado al respecto. Al menos públicamente no se sabe si han abierto una investigación por las irregularidades de los CLAP y menos aún sobre castigo a responsables.

Transparencia Venezuela insiste en que es urgente reconstruir prácticas decentes para que cese el hambre en el país e instaurar las mínimas condiciones de comercio exterior e importaciones capaces de atender de forma eficiente los requerimientos nutricionales, especialmente de los grupos más vulnerables de la población y frente a la realidad de que la producción nacional de alimentos no se recuperará en el corto ni mediano plazo.

El férreo control de las importaciones por parte de órganos del gobierno de Venezuela, sin supervisión independiente y profesional, en particular de los alimentos, no ha servido para cumplir con los estándares básicos de suficiencia, precios, cobertura y calidad. 

Más transparencia
El estudio “Empresas Cómplices del Gobierno venezolano”, capítulo México está basado solo en información oficial obtenida en instancias mexicanas y en ningún momento se tuvo que recurrir a información privada, lo que reafirma que el acceso a información pública constituye un derecho fundamental para la participación ciudadana en el indispensable seguimiento y control de la gestión pública.

Durante cinco meses, los investigadores realizaron más de 35 solicitudes de información a distintas entidades del gobierno federal mexicano, entre ellas la Secretaría de Economía, el Servicio de Administración Tributaria, la Procuraduría General de la República y todos los puertos de México desde los cuales pudieron haber salido alimentos hacia Venezuela.

Las solicitudes de información se realizaron en estrecha coordinación con el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales de México, INAI y a través de la Plataforma Nacional de Transparencia de ese país. En muchos de los casos los investigadores no lograron obtener todos los datos requeridos a los entes y fue necesario interponer alrededor de 6 recursos de revisión.

La organización destaca que se trata de la primera parte de una larga investigación que dentro de poco tiempo ofrecerá aún más información sobre la magnitud del negocio de las CLAP en México, así como en otros países. Los investigadores de Transparencia Venezuela obtuvieron datos a través de solicitudes de información que por su formato, peso y complejidad se siguen analizando.