Acceso digital a servicios públicos se traduce en bienestar para los ciudadanos

Activismo, Espacios de Transparencia, Integridad

El Portal Único del Estado Colombiano, una de las iniciativas emblemáticas identificadas por Transparencia Venezuela en el informe “Un Gobierno Abierto para Venezuela”, es un modelo de gestión basado en la innovación tecnológica, el acceso a la información y los datos abiertos

Transparencia Venezuela, 17 de agosto de 2021. Para Francisco Javier Moreno Bustos, ingeniero líder del Portal Único del Estado Colombiano, las complicaciones impuestas por la pandemia hacen aún más perentoria la necesidad y el mandato de facilitar a los ciudadanos el acceso por medios digitales a los diferentes servicios públicos. Así lo afirmó durante su intervención en Sueño de gestión o pesadilla de servicios. Comparativa de tecnologías de la información aplicadas a servicios públicos, reciente edición de Espacios de Transparencia en la que compartió la experiencia y alcance del proyecto, una de las iniciativas emblemáticas identificadas por Transparencia Venezuela en Un Gobierno Abierto para Venezuela, informe que fue presentado en el marco del evento virtual. 

“El Portal Único se convierte en un eje de transformación digital de todas las instituciones, de engranaje de procesos presenciales que viene desarrollándose con una mayor participación por medios digitales. La idea es que sea una herramienta de interacción de los ciudadanos e impactar positivamente en su calidad de vida”, señaló Moreno Bustos.

Explicó que se trata de un punto de acceso sencillo y amigable para que los ciudadanos ingresen a la oferta institucional en un solo lugar. “Hay una estrategia de integración de las entidades responsables de cada área, que incluye trámites y servicios, por ser los principales puntos de interés de los ciudadanos, ya que son los mecanismos con los que interactúan con las entidades para atender sus obligaciones y necesidades”.

Según dijo, el ejercicio de participación y la retroalimentación que genera el portal ayudan a comprender las necesidades de las personas. “Hemos dispuesto como Ministerio de Tecnología de las Comunicaciones servicios de carpetas ciudadanas con los resultados de los trámites ya ejecutados. Es un repositorio digital donde se accede de forma segura a retirar los documentos generados”.

Además de optimizar y agilizar los procesos, el Punto Único garantiza la autenticidad de los documentos y evita que sean falsificados a través de la interoperabilidad de las entidades que lo integran y del servicio de ciudadano digital que contempla el proyecto.   “Un factor clave para el éxito de este proyecto iniciado en 2019, ha sido el respaldo legal y normativo del gobierno, pues todas las entidades deben integrarse y pasar a ser parte de este portal. Lo que nos corresponde es dar los lineamientos tecnológicos para que esa integración se haga de forma articulada, usando las buenas prácticas y de acuerdo con los estándares internacionales”, señaló. 

Vacuna contra la corrupción

El seminario Sueño de gestión o pesadilla de servicios. Comparativa de tecnologías de la información aplicadas a servicios públicos también tuvo como ponentes a la directora ejecutiva de Transparencia Venezuela, Mercedes De Freitas; a la coordinadora de la organización en Mérida, Christi Rangel; al periodista Carlos Delgado Flores y al ingeniero Edmundo Vitale, con la participación como moderadora de la coordinadora regional de la organización, Rita Coello.

Rangel, quien junto a Coello coordinó la investigación, destacó que uno de los principales proyectos de la lucha contra la corrupción es promover la implementación de este modelo de gestión e hizo una presentación general de Un gobierno abierto para Venezuela, estudio comparativo que visibiliza el nivel de aprovechamiento de las tecnologías digitales en el país e identifica buenas prácticas adoptadas en otras naciones para garantizar este modelo de gestión pública.

Describió el contenido de cada capítulo, desde la metodología utilizada para evaluar las políticas de gobierno abierto en Venezuela, los servicios públicos que se analizaron, el aprovechamiento de las nuevas tecnologías en distintas regiones del mundo y el análisis del contexto, hasta la construcción de un índice que permitió medir la situación de los portales oficiales nacionales. 

“Quisimos mostrar el impacto de esos resultados, sobre todo las consecuencias que afectan la vida de las personas, y poner la mirada en las oportunidades de mejoras en el resto del mundo, específicamente en 15 países. Además, el estudio presenta recomendaciones para promover los cambios que hacen falta para mejorar la calidad de vida y las relaciones de los ciudadanos con el Estado”, señaló Rangel.

Por su parte, Carlos Delgado Flores, responsable de la investigación y análisis de la información, explicó que para medir los portales de servicios públicos en Venezuela se identificó el estudio del Banco Interamericano de Desarrollo que se inscribe dentro del sistema de categorías que utiliza Naciones Unidas para evaluación de Gobierno Abierto, que son: presencia, información, interacción, transacción, transparencia, rendición de cientos y usabilidad. 

Delgado detalló que utilizaron una escala de 10% a 100%, siendo transparencia y rendición de cuentas el factor de más peso, con 25%. “Esta ponderación permitió construir un índice en un rango de 0 a 1, donde cero es el valor mínimo; 0,10 equivale a 10%, mientras que 1 es la valoración máxima y representa el 100%”. 

Seleccionaron los servicios de salud, agua, electricidad, telecomunicaciones, registro cartográfico y demográfico, procesos operarios, registro de empresas e identificación. El resultado de la evaluación indicó que el sector telecomunicaciones es el mejor valorado, con 50%, aunque se mantiene como deficiente. 

Como una de las principales conclusiones del estudio mencionó que los portales públicos venezolanos presentan una marcada opacidad, así como falta de diseño desde la perspectiva del usuario y de funcionalidad. 

Entretanto, el ingeniero Edmundo Vitale hizo un recorrido por la situación del servicio eléctrico, las telecomunicaciones y el acceso a internet en Venezuela.  Refirió que la capacidad energía eléctrica instalada en el país, que, en conjunto de los distintos sistemas de interconexión, debería estar por el orden de los 35.000 megavatios, presenta graves fallas como consecuencia de una serie de decisiones, entre ellas la paralizaron todos los planes de expansión, los decretos de emergencia eléctrica y la aprobación de una ley que prohíbe la participación privada en el sector. “Todo pasa a manos de Corpolec, que se convirtió en la gran empresa de generación, transmisión y distribución de energía eléctrica”. 

También se refirió al abandono de los criterios técnicos, la partidización de las estructuras y la corrupción, que trajeron como consecuencia problemas para surtir de energía eléctrica al país y el aumento de interrupciones del servicio. 

En cuanto al sector telecomunicaciones, Vitale mencionó a Cantv como el principal proveedor del servicio por ser la empresa que tiene infraestructura por todo el país, aunque es la menos actualizada, presenta baja capacidad operativa y fallas que no se resuelven. Mientras que en materia de acceso a internet destacó que el país cuenta con capacidad para la conexión fija, aunque es una de las más lentas del mundo. Reveló que al menos 69% de la población tiene acceso a la web a través de dispositivos móviles. 

Transparencia y equidad

Para Mercedes De Freitas, conocer experiencias exitosas de gobierno abierto es importante para que los venezolanos estén al tanto de los esfuerzos que hacen otras naciones por mejorar la calidad de la interacción del ciudadano con los entes púbicos y ejerzan su derecho a exigir una mejor gestión.

Aunque el Estado venezolano no ha hecho avances significativos en materia de gobierno abierto, considera que entre los pocos servicios que funcionan en la práctica están la solicitud de renovación de pasaportes, trámite que por años era prácticamente imposible de realizar, y el pago del impuesto en línea del Seniat. “Esos casos muestran de que querer es poder y que si hay capacidad para hacerlo”.

Enfatizó que gobierno abierto es no es solo transparencia, acceso a la información y datos abiertos, sino también el derecho ciudadano a saber cómo funciona el Estado, qué decisiones se toman. Además, implica sistemas anticorrupción y poner a las personas en el centro de las decisiones, con respeto a la calidad y garantía de equidad. En tal sentido, afirma que el primer paso para implementar este modelo es la voluntad política, la cual pasa por la exigencia de la sociedad civil. También se requiere la inversión de recursos en tecnología, en infraestructura y en seguridad. 

La directora ejecutiva de Transparencia Venezuela invitó a visitar la página de la organización para leer el informe Un gobierno abierto para Venezuela, el cual está disponible también en las redes sociales @nomasguiso en Twitter e Instagram, y en Facebook/Transparencia Venezuela.

Share This