Seleccionar página

Asamblea Nacional declara emergencia sanitaria en Venezuela por casos de Malaria y Paludismo

 

En un debate sobre la situación de salud en el país por la reaparición de Malaria, Difteria, Sarna y Paludismo, se acordó declarar la emergencia sanitaria en Venezuela y exigir al Gobierno nacional la implementación de planes reales para combatir enfermedades epidemiológicas, muchas de las cuales ya estaban erradicadas.

En el acuerdo destaca la solicitud de suministro urgente de los fármacos cloroquina y primaquina a la Organización Panamericana de la Salud para poder ofrecer el tratamiento oportuno a los afectados por Paludismo y Malaria. La Asamblea Nacional pide que la ayuda llegue bajo supervisión de una comisión especial para garantizar el uso y entrega adecuada de los recursos.

La reaparición de estas enfermedades 10 años después de su erradicación ha arrojado cifras de más de 200 mil venezolanos afectados. El diputado Luis Silva (AD- Bolívar) sostuvo que “al paludismo no le importa la condición social, el lugar o tipo de vivienda y menos si la persona apoya o no al Gobierno, detrás de cada muerte hay negligencia y corrupción”. Denunció que la Organización Panamericana de Salud le entregó al Gobierno nacional el tratamiento necesario para atender la emergencia, pero este jamás llegó a los afectados.

El diputado Américo De Grazia (Causa R – Bolívar) informó que más de 206 mil casos de Malaria se han registrado en Bolívar en solo 10 meses, siendo esta la entidad más afectada. Expuso que de los 451 mil casos de Malaria en Latinoamérica, la mitad se registra en este estado, al sur del país. El parlamentario sostuvo que el Gobierno no sabe cómo se generan estas enfermedades ni toma medidas necesarias para solventar la situación, mientras que la Guardia Nacional – según dijo-estaría desviando los medicamentos.

Los parlamentarios advierten que la cantidad de afectados por estas enfermedades se puede duplicar por la falta de medicamentos. La diputada Olivia Lozada (VP- Bolívar) denunció que “el régimen abandonó el control sanitario y permite que los militares tengan las medicinas para comercializarlas por oro en las zonas mineras.”

Share This