Seleccionar página

A pesar de que la Constitución Nacional, dos leyes y el código de ética de los funcionarios públicos lo prohíben, la administración pública, en todos sus niveles, está plagada de casos de nepotismo y conflicto de interés, comprobados focos de corrupción

(Caracas, 08.09.2016) El nepotismo, entendido como el favoritismo que despliegan los funcionarios públicos que gozan de poder y autoridad, para ingresar o influir en el ingreso de familiares y amigos en la administración pública violenta el ordenamiento jurídico venezolano, a saber, la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (Art. 145 y 146), la Ley contra la corrupción (Art. 14), el Código de Ética de las Servidoras y los Servidores Públicos (Art. 6  numeral 1, 4, 10, 11) y la Ley del Estatuto de la Función Pública (Art. 33. numeral 10, literal a. y b. y Art. 40).

“Sabemos que la Administración Pública completa, es decir, el Gobierno Nacional, pero también los regionales y municipales, han sido permeados por el nepotismo y están plagados de casos de conflictos de interés que van en detrimento del patrimonio público, por lo que hemos decidido iniciar una cruzada para presionar públicamente la sanción administrativa, política, disciplinaria, penal o social de los funcionarios que incurran en esta práctica”, advierte Mercedes De Freitas, Directora Ejecutiva de Transparencia Venezuela.

El primero de los casos que el capítulo venezolano de Transparencia Internacional visibilizó fue el de la Contraloría General de la República, órgano cuya misión es “velar por la buena gestión y el correcto uso del patrimonio público” y donde, paradójicamente se emplean 13 familiares del Contralor General, Manuel Galindo, de acuerdo a una investigación periodística de Lisseth Boon, publicada en el medio digital Runrun.es Nepotismo en el Estado: caso del Contralor Manuel Galindo

Con base en este trabajo, el pasado 18 de julio Transparencia Venezuela solicitó a la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional se investigue a la Contraloría General de la República y, de proceder, solicite la sanción del Contralor. A la fecha, el Parlamento no ha dado respuesta.

En otra investigación, pero esta vez asumida directamente por Transparencia Venezuela teniendo como base gacetas oficiales, notas de prensa, denuncias o información disponible en los sitios web de los distintos organismos, dedujo que la justicia venezolana no es ciega a la hora de contratar pues 45 parientes de 14 altos funcionarios o ex altos funcionarios ocupan u ocuparon puestos claves en organismos como el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), el Ministerio Público, la Defensa Pública o la Defensoría del Pueblo. El nepotismo se pasea impunemente por el Poder Judicial

Un tercer trabajo de T.V. descubrió que los personajes de confianza han desplazado a los diplomáticos de carrera en  el servicio exterior venezolano. El personal que se ha formado en Cancillería no solo resulta afectado por la extendida cuota política de la revolución, sino que también sufre el ascenso de los familiares de dirigentes emblemáticos del chavismo. Al menos 43 familiares de altos jerarcas del chavismo ocupan puestos clave en el servicio exterior venezolano, entre los que se cuentan hijos, sobrinos, esposos y hermanos.

 La familia roja se adueña de Casa Amarilla

Transparencia Venezuela hace un llamado a la ciudadanía a incorporarse a esta lucha, denunciando casos de nepotismo a través de los canales que ha dispuesto:

Presencial: Asistencia Legal Anticorrupción ALAC Av. Andrés Eloy Blanco. Edif. Cámara de Comercio de Caracas. Piso 2, Ofic. 2-15

Teléfono: (0212) 573.3134 – 576.0863

Correo electrónico denuncias@transparencia.org.ve

Aplicación móvil “Dilo Aquí”

Descargue la presentación aquí

 

 

Etiquetas: #Anticorrupción #Contraloría #Corrupción #Corrupto #Impunidad #Opacidad #Transparencia

Share This