Seleccionar página

Grupos violentos intentaron ingresar al Palacio Legislativo por cuarta ocasión en el año

El desarrollo de la sesión ordinaria de este 28 de junio tuvo que ser suspendida luego que grupos violentos arremetieran contra las instalaciones del Palacio Federal Legislativo y arrojaran diferentes cohetones al Parlamento.

El asedio e intento de ingresar por la fuerza a la Asamblea Nacional por parte de grupos violentos registrado este martes 28 de junio, se convirtió en la cuarta oportunidad en lo que va de año en la que personas presuntamente simpatizantes del Gobierno agreden las instalaciones del Legislativo ante la inacción del destacamento de seguridad de la Guardia Nacional Bolivariana.

El primer episodio registrado en 2017 ocurrió al 18 de enero, oportunidad en la que el presidente de la Asamblea Nacional informó durante el desarrollo de la sesión ordinaria que grupos violentos asediaban la sede administrativa del Parlamento. Posteriormente el 24 de marzo el diputado Ismael García y algunos periodistas alertaron que grupos armados asediaron el Palacio Federal Legislativo por uno minutos, buscando intimidar a los parlamentarios.

Para el 2 de mayo un grupo de personas se agruparon en la entrada del Palacio Legislativo intentando ingresas al recinto parlamentario, a la vez que arrojaron diversos cohetones y materiales explosivos a lo interno de la sede. Sin embargo este 28 de junio, se contabilizaron la detonación de al menos una decena de artefactos explosivos arrojados al Palacio Federal Legislativo, situación que se extendió por varias horas.

Diputados asediados por 5 horas

Luego de la suspensión del desarrollo de la sesión, diputados, periodistas y trabajadores de la Asamblea Nacional permanecieron asediados dentro del Palacio Legislativo por 5 horas, mientras que grupos violentos realizaban amenazas y arrojaban cohetones a las instalaciones legislativa. Fue hasta poco después de las diez de la noche que los parlamentarios lograron salir del Palacio.

El destacamento de la Guardia Nacional Bolivariana encargada de la seguridad de las instalaciones parlamentarias no tomó mayores medidas para dispersar a los grupos violentos que asediaron el lugar durante horas.

La sesión ordinaria fue interrumpida luego de que diputados avistaran a efectivos de la GNB ingresando al Palacio con aproximadamente 40 cajas identificadas con el logotipo del Consejo Nacional Electoral. Esta acción generó un conato de pelea entre diputados y funcionarios del cuerpo castrense en la que resultaron agredidas las diputadas Delsa Solórzano (UNT-Miranda), Oliva Lozano (VP-Bolívar) y Dennis Fernández (AD-Cojedes).

A través del siguiente comunicado el Parlamento rechazó la actuación de los grupos violentos.

Comunicado oficial

La Asamblea Nacional y la Mesa de la Unidad Democrática condenan la pretensión del Gobierno y sus grupos violentos de irrumpir en la sede del Palacio Federal Legislativo, en un nuevo intento por desconocer la voluntad popular reflejada el pasado 5 de diciembre de 2015.

Al discurso irresponsable de Nicolás Maduro invocando las armas y desconociendo el voto como expresión de cambio, se suma lo ocurrido a las afueras de la AN por grupos violentos que actúan al margen de la Ley y sin ningún tipo de control por parte de los organismos de seguridad.

Asimismo, condenamos la deplorable actuación del coronel Vladimir Lugo, responsable del destacamento de la Guardia Nacional en la AN. Lejos de cumplir con sus funciones de garantizar la seguridad, el coronel Lugo encabezó la agresión contra las diputadas Delsa Solórzano y Dennis Fernández, así como el posterior  irrespeto al diputado Julio Borges, presidente de la AN, en su intento por aclarar la confusión surgida a raíz del ingreso de material electoral a la sede del parlamento venezolano.

La lucha de las fuerzas democráticas es precisamente por restablecer el orden constitucional y el respeto a la voluntad popular, violentado sistemáticamente por Nicolás Maduro y sus órdenes a funcionarios irresponsables como el coronel Lugo.

Lamentamos que el coronel Lugo use el uniforme y las armas que le confiere la Constitución venezolana para violentar a los parlamentarios electos por el pueblo venezolano, mientras a escasos metros se hacia la vista gorda con los grupos violentos que asediaron la sede de la AN.

Nicolás Maduro y el coronel Lugo pueden tener seguridad de que ni los cargos, ni los uniformes, ni las armas, estarán por encima de la voluntad popular y del mayoritario deseo de cambio de la población venezolana. Sus actuaciones desmedidas, irrespetuosas y al servicio de una cúpula que irresponsablemente se aferra al poder ratifican la lucha democrática y la necesidad de reinstitucionalizar al país, tal y como ha insistido Julio Borges y la directiva de la AN.

 

 

Share This