Seleccionar página

Productos-3
La joven Maria, habitante de la urbanización Carabobo de la parroquia Jacinto Plaza de Mérida, estudia y trabaja para apoyar a sus padres, pero aún así le resulta difícil satisfacer sus necesidades de alimentación. Al escuchar de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), decidió asistir a las reuniones que organizaron miembros del Frente Francisco de Miranda en su sector para incorporar aliados jóvenes que los representen en los CLAP, de hecho es el Frente Francisco de Miranda, el grupo que está organizando la conformación del CLAP y recibiendo los requisitos en esta populosa parroquia. Durante varias reuniones los asistentes han recibido instrucción sobre el papel que debe jugar el CLAP en la comunidad, que estará conformado por un máximo de 200 familias. Se les dijo que el Comité debe contribuir a la toma de conciencia sobre el consumo de alimentos y los cambios que son precisos realizar, por ejemplo, la disminución del hábito de consumo de harina de maíz precocida, puesto que se reconoció que la comida no alcanza para todos.

María fue advertida así como a todo el grupo interesado en ser parte del CLAP que seríanverificados en las listas de firmantes contra el presidente Chávez y ahora contra el presidente Maduro.

Es significativo el mensaje hacia los jóvenes de que se trata de organizaciones políticas que además de distribuir alimentos deben realizar actividades de vigilancia y control vecinal, tal cual lo hacen los Comités de Defensa de la Revolución (CDR) que funcionan en Cuba. Al respecto, Kyra Andrade, directora nacional de programas especiales del MinComunas, sostuvo (en encuentro realizado en la Gobernación de Mérida el 17/05/16) que este es un poderoso movimiento social que se levanta en defensa de la Revolución Bolivariana liderada por el comandante Hugo Chávez y que hoy dirige el presidente Nicolás Maduro, quien orienta a su pueblo sobre las principales acciones trascendentales para preservar la soberanía de la patria ante las pretensiones injerencistas de potencias extranjeras de volver arrodillar al pueblo a intereses oligárquicos.

Información que reiteró la Directora Estadal del Ministerio del Poder Popular para las Comunas y Movimientos Sociales, Luz Rivera, en el mencionado encuentro cuando afirmó que los CLAP “tendrán la tarea histórica de garantizar la distribución de alimentos al pueblo, además de llevar el mensaje político de los logros de la revolución…”

El profesor Lenin Guerra del Departamento de Políticas Públicas de la Universidad de Los Andes advierte sobre el riesgo de estar ante un crimen de lesa humanidad, ya que según el artículo 7 del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional (1998), se define tal crimen como aquellos ataques generalizados o sistemáticos contra una población civil, fundados en motivos políticos, raciales, étnicos, culturales, religiosos. Estos ataques comprenden, entre otros, la privación de alimentos y medicinas, u otros actos inhumanos de carácter similar que causen intencionalmente grandes sufrimientos, o atenten gravemente contra la integridad física, o la salud mental o física. Preocupa al profesor Guerra que “desde el oficialismo se suman voces para que en aquellos sectores donde el gobierno no cuenta con apoyo popular (o dicho en la jerga oficial, en las “zonas de silencio”, esto es, en los sitios donde el PSUV no tiene estructuras partidistas) se imponga un duro racionamiento de alimentos.”

Luz Rivera hizo anuncio el 31/05/16 de que ya en el estado Mérida se han conformado 272 CLAP en 13 jurisdicciones, además de que se instalaron los Estados Mayores de Alimentación en 17 municipios, con la participación de alcaldes bolivarianos y protectores.

Mientras tanto, en el PDVAL del Círculo Militar, ya no se expenden productos; en el PDMercal de Santa Mónica y Mercal de Los Curos disminuyó la oferta de bienes considerablemente, la venta está restringida a los habitantes de las parroquias Domingo Peña y J.J. Osuna respectivamente, organizados en consejos comunales, no obstante, la periodicidad para la adquisición de productos en estos establecimientos sectorizados no está garantizada. El 27/05/16 sólo se estaba vendiendo sal, azúcar, arroz, harina, mantequilla, aceite y caraotas en PDMercal de Santa Mónica. Por otro lado, la oferta de productos regulados en los comercios privados de la ciudad de Mérida ha disminuido, sólo dos o tres cada semana, y los tiempos de espera aumentan.

Share This