Seleccionar página

Los parlamentarios se fueron a las calles

Este mes de abril pasará a la historia. La dinámica legislativa cambió y los diputados tomaron la calle para exigir el restablecimiento del orden constitucional. Después de que el Tribunal Supremo de Justicia, emitiera las sentencias 155 y 156, con las que toma el lugar del Legislativo y 7 magistrados por los que nadie votó, desplazan a la mayoría de 112 diputados que el 6 de diciembre de 2015 recibió el apoyo de casi 8 millones de venezolanos, los parlamentarios se enfocaron en liderar acciones de protestas para junto a los ciudadanos expresar el rechazo a estas medidas con las que el Gobierno además de eliminar la inmunidad parlamentaria facultan al presidente Maduro a adoptar las medidas civiles, económicas, militares, penales, administrativas, políticas, jurídicas y sociales que estime pertinentes.  Las sentencias concretaron un golpe de Estado según el presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges y hasta la Fiscal General Luisa Ortega Díaz aseguró que se produjo “una ruptura del hilo constitucional”, mientras los diputados ajustaron su agenda en respuesta a los acontecimientos suscitados.

VER: AN rechaza sentencia del TSJ y la califica como un golpe de estado

Los diputados iniciaron el segundo trimestre del 2017 convertidos en la punta de lanza de las diversas manifestaciones que se han generado en el país a raíz de las sentencias emanadas del TSJ, para exigir la publicación del cronograma electoral, el restablecimiento de las funciones de la Asamblea Nacional, la apertura del canal humanitario y la liberación de los presos políticos.

Para la segunda vicepresidenta del Parlamento, Dennis Fernández (AD-Cojedes), los diputados están ejerciendo su labor desde diferentes frentes, “Seguimos trabajando desde la Asamblea y desde la calle, nosotros desconocemos las decisiones del TSJ, pero no por ello vamos a dejar de hacer nuestro trabajo” explicó.

El diputado Winston Flores (VENTE-Vargas) reconoce que la agenda del Parlamento ha tenido que cambiar su rol tradicional para optar por una agenda mixta que permita tomar el liderazgo de la calle y construir un amplio frente ante lo que califica como golpe de Estado. “Nuestra labor ha estado dividida, hemos tomado un rol protagónico en las protestas de calle, pero a la vez hemos tomado decisiones de afianzar nuestras alianzas con los distintos sectores de la sociedad civil” apuntó.

Desde que se produjeron las sentencias 155 y 156 de la Sala Constitucional la AN ha disminuido el ritmo de sesiones plenarias, abocándose en las discutir en la única sesión realizada en el mes de abril, las acciones a tomar ante la calificada ruptura del orden constitucional, realizándose el 5 de abril. Por otra parte las acostumbradas reuniones de las comisiones permanentes has sido suspendida desde la última semana de marzo, para ejercer movilizaciones de calle impulsadas por los legisladores.

En este sentido el integrante de la comisión de finanzas y desarrollo económico, Rafael Guzmán (PJ-Miranda) explica que el Parlamento no puede denunciar un golpe de Estado y continuar trabajado de forma habitual, “Hay mucho trabajo adelantado por la AN que ahora mismo no sería considerado por el actual TSJ. Toca trabajar por la restituir la democracia en Venezuela” aseguró.

Share This