Seleccionar página

El peor año para el Hospital Pediátrico Menca de Leoni

Bolívar, Estados

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Transparencia Venezuela. 26 de abril 2018 – A mediados de febrero, seis recién nacidos murieron en el hospital porque la planta eléctrica no funcionó durante un apagón; a principios de abril -el día 8 para ser exactos- clausuraron sus áreas y dejaron de recibir pacientes. Solo fueron solo dos hechos, pero lo suficientemente impactantes como para que los médicos y demás personal aseguren que el 2018 ha sido “el peor año del Menca de Leoni”.

Y no es que los tanto inconvenientes hayan comenzado hace apenas unos meses en el centro de salud, sino que “es la primera vez en 55 años que el Hospital Pediátrico Menca de Leoni se cierra”, explica Maritza Moreno, presidenta del Colegio de Enfermeros de Ciudad Guayana.

Los problemas de insalubridad como consecuencia del desbordamiento de aguas negras no son nuevos, pero lo que es cierto es que en abril escalaron a niveles tan graves que se vieron obligados a dejar de recibir pacientes, tanto en el área de emergencias como en consultas.

Las zonas más afectadas en el centro pediátrico ubicado en San Félix, estado Bolívar, están en los pisos 1 y 3, en el área de los retenes y de rehidratación. Hay filtraciones en casi todas partes, incluyendo los techos de la emergencia y la mayoría de los cuartos y, en neonatología, además, las tuberías de aire comprimido han estado fallando desde hace algún tiempo.

Durante el año pasado se nombraron entre cuatro o cinco comisiones para revisar y reparar, pero nada pasó.

Luego, una de las contratistas quitó las pocetas, los lavamanos y las llaves. “Pero, a los dos días nos dijeron que no había más dinero y dejaron eso así”, comentó una doctora del recinto hospitalario, que prefirió no identificarse.

No hay medicinas y los equipos fallan

Pero, el problema no se limita a la infraestructura, pues cuando estaban en pleno funcionamiento lo hacían a pesar de la falta de insumos. “No hay nada”, señaló Mora.

La representante de los enfermeros denunció que el déficit de medicamentos está por encima del 90% y que lo que más escasea son los antibióticos, anticonvulsivos, soluciones para hidratación parenteral y antialérgicos, por solo nombrar algunos.

Explicó que cuando llegan las medicinas, normalmente alcanzan para un solo día, la cuestión es que para seguir un tratamiento, normalmente deben aplicarse las dosis -por lo menos- diez días.

“La escasez de medicamentos llega a 99%, los antibióticos y otras medicinas los tienen que comprar los familiares, a pesar de los costos. La gente pasa penurias”, agregó la doctora que no quiso dar su nombre.

En otros años el Menca de Leoni era referencia en atención. Ahora es noticia por cosas que nadie quiere asociar con un lugar en el que se supone las historias deberían tener finales felices, en donde los niños se recuperan. Contaminación y muerte son las constantes.

La desactualización de equipos y la falta de mantenimiento se han mantenido durante más de 10 años, asegura Mora. Según la enfermera, los mismos equipos han estado en funcionamiento en los últimos 18 años y a pesar de la falla que ocurrió en febrero, cuando murieron los seis neonatos, la planta eléctrica sigue dañada.

Lo peor es que las consecuencias de todos los problemas que arrastra el hospital pediátrico no solo afectan a pequeños del municipio Caroní, sino a pacientes del sur del estado e incluso de entidades vecinas como Anzoátegui, Monagas y Delta Amacuro.

Normalmente el centro de salud recibía entre 200 y 300 pacientes diarios y hospitalizaba a 10; no se daban abasto. Ahora en el segundo piso -que todavía no está contaminado- hay tan solo seis pacientes, entre ellos un pequeño con hidrocefalia que tiene dos meses recluido.

Amanecerá y veremos… 

Abril fue un mes de protestas para los médicos y enfermeros del Hospital Pediátrico Menca de Leoni. Manifestaron en varias oportunidades, con pancartas en mano, no solo por las condiciones del centro de salud sino por los “salarios de hambre”; pediatras y neonatólogos ganan 200 mil bolívares quincenales.

Finalmente, el 23, cuando Nicolás Maduro estuvo en Ciudad Guayana para arrancar su campaña por la reelección, se refirió al problema y anunció un plan de reestructuración para los hospitales del estado Bolívar, incluyendo el pediátrico.

El miércoles 25 de marzo, el gobernador del estado Bolívar, Justo Noguera Pietri, se reunió con personal del pediátrico Menca de Leoni. Según Moreno, tocaron tres puntos que para ellos son prioridad: la falta de insumos, la infraestructura y el problema del transporte, que ha llevado el ausentismo laboral a más de 60%.

“El gobernador nos dijo que nos podía resolver el transporte mañana (jueves 24 de abril), que en los depósitos del Instituto de Salud Pública y del Hospital Ruiz y Páez había medicamentos para entregarnos y que iban a hacer una evaluación de la infraestructura”.

Moreno agregó que el mandatario regional habló incluso de instalar en la zona un hospital de campaña que hay en Fuerte Tiuna, que tendrían capacidad para atender a 65 pacientes. Esto mientras dure la contingencia.

Una nota de prensa enviada por Prensa Gobernación del estado Bolívar, indica que se invertirán 100 mil millones de bolívares para arrancar la recuperación del Menca de Leoni, haciendo énfasis en la infraestructura, seguridad y el transporte.

La prioridad para el gobierno regional, según la comunicación que enviaron a los medios regionales, sería resolver lo relativo a la dotación de medicinas y a la activación de los laboratorios.

Esto ocurre luego de un sinfín de comunicaciones, reclamos y llamados de atención. Entonces habrá que esperar.

Share This